Quien me conoce sabe que tengo una especial predilección por todo aquello que nos llega del otro continente y que incluso en muchas ocasiones, parte de mi corazoncito sigue allá por Norteamérica. Y aunque de momento sólo pueda estar en espíritu, cuando me quedé embarazada pensé que me hubiera encantado tener una de esas Babyshower tan chulas con todo el comedor de mi casa decorado con chucherías, cupcakes, palomitas, chocolate y amigotas pasándoselo en grande.

Pues bien, parece ser que mi prima del alma me intuyó y en uno de los pocos encuentros que tenemos juntas, me lo dejó caer, así como quien no quiere la cosa “¿a tí te gustaría tener una babyshower?” y yo, que tardé 0.2 segundos en cambiar toda la fisonomía de mi cara en una gran sonrisa de oreja a oreja dije “siiiiiiii!!!!!!” y así fue como surgió mi fiestita.

BabyshowerEl resto fue coser y cantar (al menos para mí). Me encargué de enviarle una pequeña lista con las personas más cercanas que pensé que podrían encajar en un evento así (ya que soy muy consciente de que este tipo de fiestas NO ES para todos los públicos, señoras) y a petición de ella, una lista de cositas útiles que necesitaría con la llegada del bebé.

Y así fue como el sábado, mis invitadas de honor me organizaron la babyshower más preciosa y espectacular que podía imaginar. Las fotos de mi choto llorica al ver la decoración las he censurado, pero aquí os dejo alguna imagen del evento.

¿Qué os parece?

babyshower7

babyshower1

 babyshower5

babyshower4

babyshower2

Hubo juegos y regalos para todas y lo mejor, que todo lo hicieron artesanalmente, desde la moto de pañales, hasta los farolillos azules que colgaban del techo.

No tengo palabras para agradecer tanto esfuerzo y dedicación.

babyshower3

¡¡GRACIAS!!