Hoy por fin, he decidido comunicarlo a la Fase 3 (entorno de trabajo) y la verdad, me he quitado un peso de encima.
Soy consciente de que es demasiado pronto, de que debería esperar a las 12 semanas que todo el mundo, incluído los médicos, te recomiendan. Pero aún así, y debido a que son fechas difíciles para reunir a todo el equipo (estamos en agosto y el 90% de la plantilla hace vacaciones), he decidido adelantarme un poco. Y la verdad, me he sentido bien, cómoda y con un peso menos encima.

He preguntado mucho y hasta he leído foros sobre cuándo es el mejor momento para decirlo. Al final, lo que yo creo es que te tienes que dejar llevar por tus instintos y hacerlo cuando tú creas que es el mejor momento, sin poner fechas. Es verdad que conozco gente que lo ha comunicado en la primera falta, apenas a las 5 semanas de gestación. Yo encuentro que es muy pronto, pero si tu cuerpo te lo pide (bien, porque has estado mucho tiempo buscándolo, o bien porque sientes la necesidad de compartirlo para resolver dudas y cosas que te rondan demasiado por la cabeza, adelante).

Al final, la única razón por la que los especialistas aconsejan no hacerlo, es para evitar la frustración de un aborto espontáneo. Pero sinceramente, si a estas alturas sufriera uno (y toco madera porque soy un poco supersticiosa), el trauma no te lo va a quitar nadie, lo hayas comunicado o no. Y de esta manera, me siento doblemente apoyada por la gente que me rodea.