Ya estoy de 4 meses y entro en el segundo trimestre.
Me encuentro mucho mejor y estoy cada vez más entusiasmada, si cabe.

Hoy hemos ido al médico con la esperanza de saber el sexo del bebé. Allá hemos empezado a entrar en la consulta: yo misma, mi madre, mi novio y mi padre. En éste mismo órden. El ginecólogo ya nos conoce y no se sorprende.

Las ecografías ya no me las hacen vaginales. Parece ser que a partir del tercer mes, el bebé es demasiado grande y no se vería con claridad. A mi parecer, las ecografías “por encima”, las que te pasan por la barriga, no se ven tan bien, y puede que ésta haya sido la razón por la que una vez más, y tras 16 semanas de gestación, seguimos sin verle los dichosos genitales.

escan1Y si no, haced vuestras apuestas con esta bonita postura que nos regala. A ver quién es el listo / la lista que lo averigua: