El sábado tenía la primera cita romántica con mi chico, A SOLAS, después de casi 10 semanas. Fuimos a ver el espectáculo The Michael Jackson Immortal World Tour, de Cirque du Soleil, que teníamos planificado desde julio del mes pasado.
La idea era pasar la tarde paseando por Barcelona, ir a picar algo y luego al espectáculo, no necesariamente en ese órden y por supuesto, dejar al peque con los abuelos.

Para ello me saqué leche durante la semana anterior, dos tomas pensé que eran suficientes y las congelé. Ya había estado tanteando un poco con el extractor, ya que tenía miedo de que no aceptara la tetina del biberón y pensé que llegado el momento, sería una faena que el niño pasara un mal trago (nunca mejor dicho) y no quisiera comer.

Así que hice un par de intentos previos en semanas anteriores y todo fue bien. El bebé hizo un poco de carotas raras cuando bebía pero poco a poco fue terminando toda su dosis, y yo feliz como una perdiz.

El extractor de leche que estoy usando es el último que ha sacado Lovi, (en España, Infaneto). No puedo comparar con otros porque no he probado otras marcas pero os digo que éste es una auténtica maravilla.

extractorEste sacaleches es rápido, indoloro (sólo se hincha un poquillo la punta del pezón debido a la succión) e incorpora dos fases de extracción que imitan la succión natural del bebé:

  • Fase I, estimulación o succión rápida.
  • Fase II, succión profunda o succión activa.

Además, te permite memorizar el ritmo y la potencia de succión para las siguientes ocasiones o diseñar tu propio plan de control de extracción. Vamos, como si le dijeras a tu bebé “No aprietes tanto cariño“… ¡Todo un lujo!

Yo lo uso a la corriente pero también funciona con pilas y por si fuera poco, incluye los accesorios para convertirlo en un extractor manual (por aquello de si tienes tanta leche que con poco tiempo te apañas. No es mi caso).

También incluye un biberón de 150ml y 10 discos absorbentes que vienen estupendamente para que no manchemos la ropa interior y un kit de recambio de boquillas.

Las veces que yo me he sacado leche, suelo hacerlo una hora después de la toma del peque, he estado unos 10-13 minutos por pecho y he conseguido sacar unos 130ml (dependerá mucho del momento en el que te extraigas la leche, ya que no siempre tenemos la misma cantidad).  El máximo que te permite la bolsa de congelación que yo uso es 150ml, así que tampoco me obsesiono por sacar mucho más.
Las bolsas, son las de Canpol babies, que vienen en cajas de 20 y con unas pegatinas autoadhesivas que te permiten escribir la información de la extracción, básico para tener una idea de cuanto tiempo lleva en el congelador. Además, su material te permite calentarlas directamente.

Pero lo más divino de la muerte de este extractor es que viene con una bolsa monísima y discretísima que permite transportarlo todo. Gracias a mi chico, que es mi modelo particular y preferido, podeís ver lo chula que es.

bolsoY por si os interesa saber cómo acabó la historia: ni paseíto, ni picar algo ni nada. Después del espectáculo, corriendo a casa a ver al pequeñín, que entre que estaba malito y era la primera vez que lo dejábamos, le empezamos a echar de menos desde el minuto 1 que salimos de casa.