Si algo me he propuesto es celebrar todos los cumpleaños de mis hijos como se merecen. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que sé que en pocos años ellos dejarán de hacerlo y muy probablemente querrán celebrar sus cumpleaños entre amigotes y sin rastro de mi presencia. Así que no quiero perder la oportunidad de ofrecerles esos momentos que espero que ellos recuerden con una sonrisa en sus caras.

Además, no os voy a engañar, disfruto como una enana con la organización. Pensar en qué haremos, cómo lo haremos, dónde lo haremos… Durante unos días vivo ausente del mundo y lo único que me interesa es pensar en esa fiesta, en sorprenderle, en hacerle feliz.

Por esa razón,  cuando el equipo de Animaciones Jajejijoju me propuso traer una animadora al parque y encargarse de la diversión de niños y mayores me pareció una fantástica idea. Nunca antes había pensado que se podían contratar este tipo de servicios al aire libre y simplemente me dejé llevar. Aunque si no es vuestro caso, sabed que también tienen otros servicios como payasos, pompas de jabón, zumba o incluso magos a domicilio en Barcelona, todo adaptado a diferentes edades, por supuesto.

Fueron precisamente ellos los que me propusieron hacer una fiesta de piratas y me pareció simplemente una idea maravillosa. El parque da para buscar un tesoro, para hacer juegos sin molestar a nadie, correr, bailar y todo lo que surja. Y no tuvieron inconveniente alguno en venir hasta Sitges. Así que repartimos un kit pirata a cada niño y ¡al abordaje!

La animación básica incluye pintacaras, globofexia, música y juegos. Un total de 1 hora y 15 minutos más que aprovechados en los que los peques disfrutan con todo tipo de actividades, pero sobre todo juegos participativos, sin forzar a nadie y respetando los tiempos y momentos de cada niño.


El servicio está recomendado para 15 niños, aunque finalmente ¡fueron 34! Ya sabéis lo complicado que resulta a veces limitar la presencia de asistentes cuando acabas invitando a toda la clase del colegio, de la guardería, familiares y demás amigos. Y ya no te digo si algunos vienen acompañados de hermanos. Pero los chicos de Animaciones Jajejijoju se adaptaron sin problemas y superaron con creces nuestras expectativas.

Pensar en buscar un local fue algo que descartamos enseguida. A pesar de que Animaciones Jajejijoju cuenta con un servicio de payasos a domicilio, no queríamos meter a tantos niño entre cuatro paredes y el Parque del Terramar en Sitges es simplemente PRECIOSO y adaptado para hacer este tipo de fiestas. El único inconveniente es que te la juegas con el clima y si te hace mal tiempo, debes buscar un plan B, que en nuestro caso era inexistente.
Pero fuimos muy optimistas y aunque unos días atrás hizo muchísimo viento y temporal, cruzamos los dedos y los astros se unieron para ofrecernos un día super soleado y maravilloso.

Nuestra animadora estuvo increíble. Se ganó el cariño de todos los niños. A algunos les costó un poco al principio pero luego se unieron todos en la búsqueda del tesoro por el parque.

Idoia es muy alegre, divertida y tiene una energía que no se la acaba. Nos hacía reír muchísimo a todos y se metía en su papel de una forma entusiasmada y entregada. Y si no, mirad cómo ayudaba a buscar el tesoro arrastrándose por los suelos…

¡No conseguí tomar una sola foto de ella sin movimiento!
Estuvo con nosotros hasta el momento del pastel, que nos sorprendió con unos números de magia muy divertidos e inesperados.

Sin duda alguna fue una fiesta muy especial. Queda mal que lo diga yo pero es que nos lo pasamos genial.

La obra de arte del pastel en forma de tesoro,  rodeado de Kit Kat y relleno de chocolatinas es de Similam así como los cupcakes de pirata.

Para finalizar la fiesta, quise dar un detallito a cada niño. Algo diferente… y justo unos días antes descubrí la web de Jardinería Canna, una empresa de jardinería y educación ambiental infantiles que recientemente han lanzado una tienda online con juguetes educativos, algunos de ellos pensados para hacer packs en eventos infantiles. Me decidí por el “cespín” con la intención de transmitirles ese amor por la naturaleza y esa ilusión de ver cómo crece su pelo día tras día. Fue un verdadero éxito ¡os lo recomiendo si no sabéis qué regalar! Y en cuanto llegamos a casa, al final del día, decidimos ponerlo en agua.

Y hasta aquí la fiesta de Ares en su cuarto cumpleaños.
¿Qué os ha parecido? Espero haberos ayudado a las que tenéis alguna duda sobre cómo prepararles una fiesta similar.