En primer lugar tengo que advertiros que yo soy porteadora ocasional. Porteé primero a Ares con una Boba Carrier 3G, y os conté mi experiencia con el porteo ergonómico aquí y ahora porteo a Goran pero sólo para llevarlo a la guardería por las mañanas o para momentos puntuales como hacer una pequeña compra, salidas con lluvia, etc.

La Boba Carrier 3G me ha dado muy buenos resultados, es una mochila muy ligera, muy fácil de colocar y además incluye bonitos diseños. Sin embargo con Goran me ocurría algo que no me ocurría con Ares, y es que le hacía rozadura en los contramuslos. Goran ha tenido las piernas más gruesas que Ares y el diseño de la Boba presenta un panel digamos algo corto de abajo y aunque él no se quejaba, a mí no me hacía sentir cómoda verle esas marcas.

Por otro lado tenía muchas ganas de probar la Ergobaby por ser otra de las marcas que me inspira mucha confianza y que siempre ha sacado diferentes líneas de mochilas ergonómicas. Además, las nuevas que tienen el tejido Cool Air Mesh son realmente gustosas al tacto y transpirables, algo a tener muy en cuenta, sobre todo si vives en una ciudad calurosa como la mía. Es una mochila muy robusta pero a la vez ligera.

Lo que más me ha gustado

  • – Una vez colocada, resulta comodísima de llevar
  • – La tela no presenta ningún borde que le pueda causar rozaduras y presenta muy buenos acabados.
  • – El tejido en malla “cool air mesh” es fresquito pero a la vez absorbe la humedad para una transpirabilidad óptima. Aunque lo hemos empezado a usar en invierno, no dudo que en verano nos dará muy buen resultado.
  • – Gracias a su exterior sintético, se lava fácilmente y se seca con rapidez. Esto es algo que no ocurría con la Boba Carrier 3G, que era de algodón y se pegaban todas las pelusas, lo que hacía que se viera sucia aún cuando realmente no lo estaba.
  • – Los tirantes curvos y reforzados hacen que se reparta mucho mejor el peso
  • – El bolsillo con cremallera en el lateral del panel es muy práctico y queda mucho más a mano que el de la Boba, que quedaba en el cinturón y era tan pequeño que mi teléfono móvil no cabía dentro.
  • – La capa protectora para la cabeza viene integrada de forma que no puede perderse, algo que me ocurrió con la Boba, que al no estar cosida a la mochila, la acabé perdiendo.
  • – El enganche del cuello (cuando porteas delante) es adaptable y puedes subirlo o bajarlo en función de tu estatura, esto es algo que otras mochilas no ofrecen y resulta muy cómodo y evita posibles rozaduras en la zona del cuello.
  • – Se puede portear en la cadera. Esto es algo realmente útil porque no todas las mochilas lo permiten.

Lo que menos me ha gustado

  • – He echado de menos tener una funda protectora para guardarla. Sé que puede parecer una tontería, pero con la Boba la compré (aunque es un accesorio extra) y viene genial para guardarla.
  • – En algunos casos me ha parecido que el panel se queda corto en la parte superior. Sobre todo en algunos momentos en los que Goran está nervioso y se reclina hacia atrás. Supongo que esto dependerá de la estatura del bebé pero con la práctica es algo que deja de molestar.
  • – El anclaje de la cintura es lateral y cuando porteo al niño delante, me resulta un poco raro, quizás estoy más acostumbrada a tenerlo centrado.

Esta mochila está indicada para niños a partir de 4-5 meses, o 5,5kg y se puede usar hasta los 20kg del niño o en mi caso, hasta que la espalda aguante. En ningún caso es apta para bebés recién nacidos. Para ello deberás adquirir un cojín adaptador.

No hace falta que os resuma que me parece una mochila muy completa y de una altísima calidad, tanto en el tejido como en su diseño. Con sinceridad os digo que es un verdadero placer portear a Goran en esta mochila. A Ares dejé de portearlo delante como a los 6 meses y a Goran lo sigo porteando delante con 16 meses. Y a juzgar por la siguiente imagen, Goran también va muy cómodo.

Otra cosa que me encanta de esta mochila es la versatilidad al poder llevar niños de diferentes edades. Si os soy sincera, nosotros no solemos portear a Ares porque es un niño muy movido y él prefiere correr o ir en bici antes de meterse en una mochila. Pero también la hemos probado con él y nos ha ofrecido muy buenos resultados.

Y si os preguntabais si la Ergobaby solucionó el problema de las rozaduras en los contramuslos que os mencionaba al principio, efectivamente lo hizo. La postura de ranita es algo más pronunciada que con la Boba y el tejido al ser más acolchado no le hace ningún tipo de roce.

¿Con qué mochilas porteáis vosotras?