Lo ideal hubiera sido una presentación oficial en toda regla, pero las que me conocéis ya sabéis que acabo haciendo las cosas así, al “tuntún” y dejándome llevar por la improvisación. No te equivocas, no… hace una semana que he cambiado la imagen de mi blog. Pero no te asustes, que “por dentro” no vas a encontrar tantos cambios.

¿Por qué cambio de blog?

Pues muy sencillo de entender. “Blog de una embarazada” ha evolucionado con mis 2 embarazos. Ha servido de una guía útil y necesaria para encontrar información, compartir inquietudes con otras mamás primerizas o no y contaros mi opinión sobre cada aventura vivida durante mis embarazos y posterior maternidad. Han sido 4 años de blog en los que Ares ha dejado de ser un bebé para convertirse en un niño (¡¡ayer empezaba el colegio de mayores!!).

Como sabes, mi blog no sólo habla de embarazo e incluso esta temática ha ido quedando relegada a otras que están entrando con más fuerza: maternidad, bimaternidad, moda infantil, puericultura, reviews de marcas, juguetes… por eso quería quitarme el “estigma” de blog de embarazada, ya que aquí podrás encontrar mucho más que eso. Eso sí, también podrás seguir leyendo los posts antiguos porque siguen aquí.

¿Por qué Palabra de Madre?

Porque te lo cuento como si me estuviera tomando un café contigo. Porque soy sincera y nunca encontrarás una mentira. Porque te aconsejaré desde mi experiencia o te enseñaré cosas novedosas. Y sí, seguramente recibiré remuneración por algunas entradas, una remuneración que cubrirá principalmente las horas de edición pero nunca diré algo que no piense ni te engañaré. Si me dan producto te lo mostraré pero no para incitarte a que lo compres, sino para que, en caso de que lo encuentres interesante, sepas dónde y cómo conseguirlo.
Será palabra de madre.

Agradecimientos especiales

cropped-icono_PdM.pngEn este camino me he encontrado a personas que me han llenado en muchos aspectos. El cambio de blog es algo que me ronda en la cabeza desde hace ya casi 2 años y que por fin ve la luz ahora gracias a muchos factores. En primer lugar, mi terquedad. Soy terca y cuando se me mete algo en la cabeza, no paro hasta que lo consigo. En segundo lugar, al apoyo incondicional de mi marido, a mis dos bebés Ares y Goran que son los protagonistas indiscutibles de esta aventura y seguidamente al tuyo. Gracias a tí que estás ahí, que confías en mí y que valoras mi trabajo, he conseguido crecer.
Y no quiero olvidarme de otras menciones muy especiales, a Kitty de Amor de Batmami, por aguantar mis charlas de desahogo y ser mi partner in crime y muy especialmente también a Vanesa Piñeiro, de Una madre como tú, quien ha sido la artífice de que todo el cambio se haya hecho sin ningún tipo de complicación. Vanesa, además de bloguera, es una profesional de los pies a la cabeza y hemos estado mano a mano hasta altas horas de la madrugada haciendo de mis “caprichitos”, una realidad. Resolviendo mis dudas, aconsejándome. ¡Gracias Vanesa!

Así que después de 4 años este blog necesitaba un cambio muy esperado, pero un cambio a mejor. Para que lo veas todo más clarito, con una plantilla sencilla y minimalista. Si quieres hablarme: escríbeme, si quieres preguntarme algo: hazlo. No siempre contesto a los mensajes por falta de tiempo pero siempre leo todos los mensajes y comentarios y si requieren respuesta, la tendrás.
¡Renovarse o morir! ¿Te gusta el cambio? Se aceptan todo tipo de críticas…

 

Nota: Si tienes una web o eres bloguer@ y alguna vez me has mencionado, etiquetado o linkado te pediré que modifiques mi URL por esta nueva (http://www.palabrademadre.com) ya que la otra dejará de existir.