Leer el último post de Amor de Batmami me ha recordado que yo también formulé una serie de propósitos antes de acabar el 2013. Y qué curioso, que ¡ni me acordaba!
Este año también quería formular otros tantos, aunque esta mañana me he levantado algo negativa y quizás mis propósitos se pueden dejar influir por mis sentimientos, así que los escribiré la próxima semana que tendré la cabeza más asentada.
Con respecto al año pasado, éste ha sido el resultado:

1. Perder esos dichosos 6 kilos que tanto me están agobiando, pero eso sí, sin dejar de comer. Pues con boda por medio me decidí poner a dieta sólo un par de meses antes y lo conseguí, a base de cerrar la boca y comer sólo lo necesario. Eso sí, en la Luna de Miel recuperé 4 y así estamos ahora. ¿Vale como propósito cumplido?

2. Hacer más deporte. Con 2 veces a la semana me daría por satisfecha. Empecé el año con muchas ganas, y tengo pruebas de ello en estos post que publiqué sobre los ejercicios hipopresivos para reforzar el suelo pélvico o la importancia de sentirse en forma. Y lo sé, ahora tengo un montón de miradas reprochadoras atacándome vilmente pensando “encima que tiene un marido entrenador personal“. Pues sí, soy así de imbécil pero hace 6 meses que no hago deporte. Propósito no cumplido.

3. Jugar más tiempo con mi hijo y hacerle reír, porque es lo que más me gusta del mundo mundial. Ares interactúa mucho más con nosotros. El jugador oficial de la familia es su padre, esto es así, pero reconozco que Ares cada vez ríe mucho más y está hecho todo un payasín y eso también me ha animado a hacer más cosas con él. Así que lo tomo como propósito cumplido.

4. Viajar más. Bueno, este propósito no depende tanto de mí, pero me gustaría tener el valor de coger la maleta más veces y largarme sin más explicaciones. Acompañada, por supuesto. Con lo que yo he sido!! No he viajado mucho mucho este año pero sí he hecho el viaje de mi vida: una pedazo luna de miel familiar a Sri Lanka y Maldivas. Aceptamos propósito como cumplido.

5. Enfadarme menos. Sí, soy muy cascarrabias, especialmente con aquellos que más quiero. Propósito no cumplido.

6. Darle más mimitos a él, que también se lo merece muy mucho. La realidad es que este es un propósito no cumplido.

7. Tener más paciencia y autocontrol. Intentar que algunos temas no me produzcan tanta ansiedad y estrés. Dejo este punto así un poco amplio, que yo ya me entiendo. Creo que he aprendido a tener más paciencia con Ares, que no me asusten tanto sus quejas y lloros (acabamos por acostumbrarnos) pero el resto de cosas siguen pendientes. Propósito no cumplido.

8. Aprender a relajarme y admitir que la meditación también sirve para mí. Sigo sin encontrar tiempo para mí, sigo sin saber relajarme. Propósito no cumplido. 

9. Seguir escribiendo este blog. Propósito cumplido, con creces.

10. Despertarme todos los días con esta imagen: Propósito cumplido.

5 de 10 no está tan mal, ¿no? Y vosotros ¿habéis cumplido vuestros propósitos para este año?