No os negaré que la primera vez que contactó conmigo la productora de Risto Mejide para hablarme sobre el programa “Bebé a bordo” no tenía ni idea de dónde me metía. Me explicaron el proyecto que tenían en mano y me pareció algo interesantísimo, por eso accedí a colaborar en lo que fuera necesario y quise ayudarles con el casting mediante este post.

La sorpresa vino cuando me pidieron que fuera yo la que abriera las puertas de mi casa y de mi vida justo cuando regresara del hospital. Una decisión nada fácil, teniendo en cuenta las circunstancias. Fue mi pareja la que, de hecho, me animó a dar el paso, impulsado por la descripción de lo que venía siendo una doula, cuya definición se acercaba a lo que él se dedica a hacer: coaching. Pensamos que sería tan interesante disponer del asesoramiento de una profesional para nosotros, dispuesta a ayudarnos en nuestra nueva aventura…

Y así fue como accedí a dejarme grabar pero sobre todo a conocer a Montse Cob, un encanto de persona con una gran belleza, tanto por dentro como por fuera.

Claro que es extraño abrir mi intimidad a un grupo de desconocidos durante un momento tan especial, pero decidí hacerlo por una buena causa, ya que la labor de las doulas me parece absolutamente necesaria y maravillosa y creí que podría resultar de ayuda.

bebeabordo

Ayer fue el estreno en Divinity y yo estaba algo nerviosa porque no había visto el trabajo de edición. Fueron muchas horas de grabación y obviamente yo no aparecía en mi mejor momento físico. Por si fuera poco, los avances del programa fueron vistos por muchísima gente cercana o no a mí que no estaba dispuesta a perderse tal acontecimiento.

¿Qué puedo decir? Pues que anoche fue un no parar de llorar, de emocionarme reviviendo de nuevo un momento tan único y dando las gracias por haber tenido la oportunidad de tener este gran recuerdo para toda la vida. Sólo puedo agradecer una vez más al equipo de grabación, que fue maravilloso. Respetaron en todo momento nuestras horas de descanso, de comidas, de sueño… y han sabido reflejar los sentimientos de Albert y míos de una manera tan pura, sincera y espontánea.

Y lo mejor, mi teléfono fue un no parar de sonar. Y aún hoy estoy desbordada contestando a cada uno de los mensajes recibidos de halagos y felicitaciones y dándome cuenta que tengo ante mí a un montón de gente super maja que me siguen y se sienten identificados con nuestro caso.

Muchas de vosotras me preguntáis si habrá más… no os puedo asegurar que habrá más sobre mi caso, pero sí os aseguro que hay otras situaciones que están por salir y que nos van a emocionar igual o más.
Toda la información sobre el programa la podéis encontrar en la web habilitada para ello, donde seguiremos contando nuestras experiencias después de las grabaciones y que os invito a visitar: Bebé a bordo-Bezoya.

Y para los que no visteis el programa, aquí os lo dejo íntegro. Espero que os guste:

Captura de pantalla 2013-04-15 a la(s) 18.01.55