Lo del titular imagino que ya sabéis que va con doble sentido, ya que mi marido es entrenador personal. Pero hoy quería hablaros del entrenador personal de suelo pélvico Elvie, diseñado por y para mujeres con el objetivo de sacarle el máximo partido a tus ejercicios de Kegel y que he tenido la oportunidad de probar.

A estas alturas supongo que ya has oído hablar de la importancia de ejercitar el suelo pélvico, esa zona muscular que se extiende entre el hueso y el coxis y que tantos problemas puede llegar a ocasionar si no se cuida correctamente, especialmente tras dar a luz provocando incontinencia urinaria o incluso falta de percepción sexual.

Los ejercicios consisten básicamente en contraer el músculo, como si estuvieras aguantando la orina. Este movimiento muscular consiste en la elevación del músculo hacia adentro y hacia arriba. Con sesiones de 5 minutos al día repartidas en 3 veces a la semana sería más que suficiente para un entreno óptimo. Es algo muy sencillo pero requiere constancia.


El entrenador de suelo pélvico Elvie va conectado a tu teléfono mediante bluetooth y se controla a través de su app gratuita (que puedes descargar tanto en iPhone como en Android)  y que mide parámetros como: fuerza, ritmo, velocidad, elevación, pulso y resistencia. De esta manera te aseguras de que haces los ejercicios correctamente. Os puede parecer una tontería, pero no siempre es fácil ejercitar un músculo que no podemos ver. El 30% de las mujeres que realizan la contracción empujando hacia abajo lo hacen incorrectamente. Es muy común que algunas mujeres compensen la contracción, por error, contrayendo glúteos o abdomen, por ejemplo.

La app mediante la que controlas los ejercicios te propone pequeños retos que puedes personalizar y esto hace que la sesión de entrenamiento sea mucho más fructífera. Se trata de ir aguantando un pequeño diamante virtual durante el tiempo que te indican, como si se tratara de un juego e incluso puedes ajustar una alarma para que te avise el días y la hora a la que te apetecería entrenar.
Pero sin duda lo más novedoso es su “biofeedback” (un método de retroalimentación por estímulos por el cual recibes respuesta a tus ejercicios) y de esta manera puedes visualizar literalmente los progresos y asegurarte de que los realizas de forma correcta o corregirla si no se hace bien. A mí personalmente me ha parecido una idea genial y me ha motivado a seguir intentándolo si no llegaba al objetivo marcado.

El dispositivo Elvie es muy de fácil de colocar  gracias a su suave textura de silicona y es 100% resistente al agua; la parte ovalada se introduce en la vagina mientras que la parte alargada se mantiene fuera para poder extraerlo con facilidad.

El pack incluye un adaptador que puedes colocar de forma opcional para aumentar el tamaño y ajustarse a las diferentes necesidades de cada vagina (ya que en algunos casos puede resultar algo resbaladizo) de cada mujer, un estuche cargador en forma de tubo muy práctico y las instrucciones en castellano.

Puedes realizar los ejercicios de pie o tumbada (yo lo hago tumbada porque me relaja más y porque de pie tengo la sensación de que se me cae, aunque no sea así). Para obtener mejores resultados te recomiendo que te marques unas metas y realices los ejercicios siempre en la misma posición.

Si estás interesada en adquirir un entrenador de suelo pélvico Elvie, también puedes encontrarlo en la página web de Bebitus y su precio es de 199€.


*Post en colaboración