Siempre he sentido una debilidad especial por los bebés que “cuelgan” de esas mochilas. Al principio lo veía como un concepto muy hippilongo, pero luego esas mochilas han ido innovando de tal manera, que ahora no sólo me parece super cool, sino que me entraban unas ganas locas de experimentar esa sensación de llevar a tu bebé encima de nuevo como cuando estabas embarazada cada vez que veía una.

babasling_bebeabordoMi prima me regaló un precioso The babasling, que pudisteis ver en la última escena de “Bebé a bordo”, y me fue útil durante el tiempo que no tuve cochecito (un par de semanas) y porque era invierno. Pero siempre tenía que sujetar al bebé con una mano, con lo que no me facilitaba la portabilidad de tener las manos libres además de que se me cargaban muchísimo las cervicales.

Luego otra prima (tengo una familia muy grande!) me dejó la famosa colgona BabyBjörn y que me parecía tan fashionista y molona. Pues la verdad, la usamos sólo unas 3 o 4 veces en jornadas de máximo 2 horas (eso sí, la zona lumbar se me cargaba muchísimo).

Gracias a tener este blog, algunas de mis seguidoras consiguieron abrirme un poco los ojos y me empezaron a hablar sobre las mochilas ergonómicas.  Me parecían caras y algo más feotas, pero un par de lecturas interesantes más tarde, me convencieron.
Entré en contacto con Redcanguro y Kangura donde supe asesorarme de todo estupendamente y llegué a la conclusión que hay cosas que no se deben consentir:

Y aunque tendamos a pensar que al bebé le gusta mirar lo que pasa y nos encante que esté de cara al mundo, hay un montón de razones por las cuáles no debería mirar de frente. Te dejo ésta otra imagen para que quede más claro del esfuerzo que esa posición implica para sus espaldas:

Así que finalmente y después de hacer mis particulares estudios de mercado y comparativas, me costó decidirme por una pero finalmente lo hice por la Boba Carrier 3G (ahora Boba Carrier 4G) por varias razones:

  • Recomendaciones de gente cercana
  • Diseño molón
  • Precio (es cara sí, pero no la más cara)
  • Porque la puedes usar desde el nacimiento sin necesidad de usar adaptadores (aunque no es muy recomendable)

Y voilà!:

Dicho esto y porque no me quiero extender más, a todas aquellas que tengáis una “colgona” no hace falta que os sintais malamadres ni nada por el estilo. Yo creo que no hay que dramatizar y si vas a usar la mochila 4 veces en la vida de tu bebé, apuesto que eso no le provocará ningun tipo de cadera displásica ni variantes. Así que sin agobios. Simplemente usa el sentido común y valora el uso que vas a hacerle.

Y otra cosa que hay que tener en cuenta es que estas mochilas están pensadas para cuando el bebé supera los 7kg de peso (aproximadamente a los 6 meses de edad) y no antes. Si lo que estás buscando es una opción para recién nacido, te sugiero que contactes con cualquiera de las 3 webs que te mencionaba anteriormente para que te asesoren correctamente.

Apunte: Aunque el porteador de las fotos sea el padre, quiero dejar constancia que yo soy la porteadora oficial de la familia. He dicho.

Y ya que estamos, me uno al movimiento #nomascolgonas que proponen algunas blogueras como Mamirami a través de Twitter para intentar promover y difundir toda la información posible sobre el porteo ergonómico.