Alannia Resorts se compone de un total de 4 campings: dos situados en Alicante y dos en Tarragona. Ya os he contado nuestra experiencia en algunos de ellos, más concretamente el Alannia Costa Blanca y el Alannia Els Prats. Y hoy os voy a hablar de nuestra escapada familiar a Alannia Guardamar.

Os recuerdo que en todos los camping Alannia Resorts tenéis varias opciones de alojamiento. En Guardamar encontraréis desde 7 tipos de diferentes bungalows, hasta parcelas para instalar vuestras caravanas o tiendas de campaña y ¡Glamping!

¿Qué es el Glamping?

En Alannia Guardamar nos encontramos con algo que no habíamos probado hasta la fecha, el Glamping. Es la zona que acaban de inaugurar y que tuvimos el privilegio de poder estrenar.

Las Nassau Tent son tiendas con capacidad de hasta 5 personas, completamente equipadas con dos habitaciones, cocina, baño, televisión, terraza y jardín amueblado.

Es como estar en una tienda de campaña pero con las comodidades de un bungalow: aire acondicionado frío-calor, toallas y sábanas, kit de limpieza, menaje, etc.

Gracias a los materiales con los que están construidas, las tiendas glamping fomentan un turismo más sostenible, ya que se aprovechan más los elementos de la naturaleza, y el impacto de la fabricación y colocación es mucho menor comparado con una edificación corriente.

Otra cosa que nos encantó es que tienen una zona exclusiva, donde se une lo mejor de ir a un camping con la comodidad que solo un bungalow puede ofrecerte.

La única “pega” que le veo es que es un tanto sensible a ruidos. Es decir, al no tener paredes como tal y ser una tienda, es inevitable escuchar los ruidos de otros huéspedes o incluso de los pajarillos durante la madrugada. Aún así, la experiencia de pasar una noche en este lugar fue maravillosa y muy cómoda (la cocina está en el exterior).

Zona de piscinas tropical con 5.000m2 de diversión

Sin duda, lo que más destaco de este camping es la super piscina tropical. Hablamos de 5.000 m2 de instalaciones, tres jacuzzis, varios toboganes y hasta una cascada.

Todo el recinto de la piscina está rodeado de zonas ajardinadas con palmeras, tumbonas, sombrillas, y un rincón chill out con camas balinesas donde relajarse.

Lo cierto es que este año, debido a la crisis del Coronavirus, el camping estaba al 40% de su capacidad y esto hacía que en ningún momento sintiéramos masificación. Aún así, como en el resto de Alannia Resorts, establecieron turnos durante el fin de semana que podían reservarse a través de la app de Alannia (dos turnos durante la mañana y otros dos durante la tarde).

No hace falta que os diga que los niños lo pasaron en grande subiendo y bajando en modo bucle por los toboganes (hay tres zonas de toboganes, uno de ellos, el de esta imagen, sólo para niños).

Pero los papás tampoco nos aburrimos. Hay un bar chiringuito que nada tiene que envidiar a las palapas de Tahití donde te puedes tomar una piña colada en una auténtica piña.

El bungalow Mediterranean Suite ideal para unas vacaciones de lujo

Después de haber vivido la experiencia del Glamping, quisimos también conocer la experiencia de estar en un bungalow “de lujo”, así que el resto de las noches las pasamos en el Mediterranean Suite, un bungalow de unos 46m2, con capacidad también de hasta 5 personas e ideal para viajar con niños.

Si todos los bungalows están perfectamente equipados, en éste aún encontrarás más comodidades como secador de pelo o lavavajillas, incluso incluye una sesión de 1 hora gratuita en el spa y piscina climatizada (nosotros no pudimos disfrutarla porque la estaban reformando).

Como su nombre indica, la decoración es super mediterránea y predominan los blancos y los azules. En el interior encontrarés un sofá comodísimo y una zona de comedor y cocina americana muy cómoda y amplia para pasar estancias más largas.

Nuevos protocolos frente a la Covid-19

Uno de los mayores miedos que me habéis estado transmitiendo en redes sociales ha sido sobre cómo gestionaban las medidas de higiene sanitarias.

Tengo que decir que en todo momento yo me sentí muy segura. Tanto el personal, los animadores (siempre que no sea un espectáculo en el escenario) como los huéspedes, usan mascarillas en todo momento y a la entrada de cualquier recinto encuentras dispensadores de gel.

En el restaurante, la mascarilla también es obligatoria excepto en la mesa. Pero cuando te levantas para coger un plato tienes que ponerla de nuevo.

En el restaurante el sistema de comidas sigue siendo buffet pero en esta ocasión, el personal es quien te sirve en el plato sin que tengas contacto directo con los alimentos y también hay que guardar la distancia de seguridad.

El único inconveniente es que a veces las esperas pueden ser más largas si vas a las horas punta porque tienes que esperar y hacer cola.

Aún así, si no te apetece ir al restaurante y prefieres estar tranquilamente comiendo en tu bungalow, también tienes la opción de DELIVERY disponible por sólo 1€ adicional donde pides al restaurante y te lo traen directamente. Es un servicio muy práctico que os recomiendo que uséis especialmente en días de más afluencia.

Y además de los turnos, las piscinas son desalojadas cada par de horas aproximadamente para hacer una limpieza general y desinfección de hamacas.

Instalaciones pensadas para el disfrute de los niños

Desde luego este es un lugar pensado por y para las familias y eso se hace palpable en todas las instalaciones del camping. Al entrar, no puedes pasar por alto el parque infantil.

También tienen Kids Club y Teen Club aunque este año con muchas restricciones debido a la Covid-19.

También tienen supermercado con precios razonables y hasta gimnasio (éste último tampoco pudimos verlo por estar en reformas junto al spa).

Y por supuesto: la animación. Yo diría que es una de las cosas que más me gustan de este tipo de resorts. Además de las actividades que hacen durante el día: bailes, concursos, juegos, etc. tienen un espectáculo cada noche digno de ver y pensado para todas las edades. Además, se puede ver desde la terraza del restaurante, lo que me pareció comodísimo.

El entorno: más allá del camping Alannia Guardamar

En el camping vimos un letrero que anunciaba traslados gratuitos a la playa. Hay una lanzadera que te lleva (previa reserva en recepción) a una de las playas más cercanas, la playa de Los Tusales.

Es un lugar bastante bonito pero la playa es salvaje y sin servicios y cuando nosotros fuimos, soplaba un viento de levante que en ocasiones puede ser algo molesto, a menos que te guste hacer kite surf.

Para las playas con servicios tienes que ir a las del centro de Guardamar (que creo que están a unos 10-15 minutos en coche), pero como no fuimos, no te puedo contar mucho más sobre esto.

Lo cierto es que nos quedamos con muchas ganas de inspeccionar más la zona: Altea, las salinas de Santa Pola, la isla de Tabarca. ¡Estoy segura de que volveremos en alguna otra ocasión!

¿Conoces la zona? ¿Qué otras recomendaciones tienes para visitar esta zona? Espero que te haya gustado este plan.

*Post en colaboración