Teníamos muchas ganas de ver la nieve, muchísimas. Además este año ha sido un invierno muy frío y la temporada se está alargando más de la cuenta, por eso decidimos ir cuando subiera un poco la temperatura y este mes de marzo ha sido ideal.

En Cerdanya ecoResort puedes decidir alojarte en hotel, apartamentos o bungalows. Tienes varias opciones que se ajustan a los diferentes bolsillos y necesidades. Nosotros apostamos por un bungalow porque pensamos que era la mejor manera de estar en contacto con la naturaleza y además las vistas eran espectaculares.

Cuando llegamos a nuestra cabaña, los radiadores ya estaban encendidos y fue todo un detalle, porque no notamos un gran contraste de temperatura. Nuestro bungalow además de estar en la esquina y tener más cantidad de luz, tenía 2 dormitorios dobles, televisión, chimenea, baño completo con ducha y cocina con horno microondas y frigorífico. Encontré que era muy acogedor aunque siendo sinceros, no pasamos mucho tiempo en él.

Fuera del bungalow tienes espacio para aparcar el coche, una terraza privada donde poder observar las vistas y una parrilla por si quieres disfrutar de una barbacoa.

Con la modalidad Eco Pensión Inclusive, que es la que nosotros teníamos, además de las comidas con productos ecológicos y de proximidad (que tanto puedes disfrutar en el buffet del Restaurante Arç como en el restaurante KM Cerdanya a la carta) y de bebidas variadas (refrescos, café, cerveza y vino), también ofrecen el servicio de la merienda. Algo que no es muy común en otros lugares.

Un aspecto muy importante a destacar es que los ingredientes de los restaurantes vienen directamente de sus propios huertos El Verger Cerdà (totalmente ecológico y a base de permacultura, que pretende recrear un ecosistema semejante a como funciona un bosque para no tener que utilizar productos químicos). Este tipo de detalles se ven reflejados constantemente en el ecoresort, la importancia y el cuidado por la naturaleza: utilizando calefacción de biomasa, limpieza de piscina con sal, placas solares para calentar el agua, etc.

Una cosa que me pareció muy interesante es que disponen de un montón de productos aptos para alérgicos e intolerantes a ciertos alimentos. Y no sabes qué felicidad le entró a Albert cuando le trajeron su cerveza sin gluten. Y la cena suele estar amenizada con alguna animación, en nuestro caso tuvimos música folk durante la cena del viernes (podéis ver un detalle en el vídeo de mi canal de Youtube).

Esta modalidad sale a cuenta porque tienes ventajas especiales como el libre acceso al Granja&Parc, un paseo a caballo o pony para los peques, descuentos en salidas con raquetas, alquiler gratuito de trineos, mochilas para bebés o bastones para andar, etc. O incluso la entrada ilimitada al Miniclub con monitores para niños de 2 a 12 años, al gimnasio o al rocódromo. En la foto podéis ver que también hay un mini rocódromo para los peques.

Además del libre acceso a la piscina climatizada y al spa no tienes que preocuparte de venir cargado porque también te dejan las toallas para toda la estancia. Y los vestuarios, aunque los encontré demasiado pequeños, tienen taquillas de seguridad y cambiadores para bebés. La piscina nos encantó por sus vistas panorámicas pero el sábado se acumula demasiada gente. Es preferible ir el viernes por la tarde o el domingo al mediodía si quieres estar un poco más tranquilo y encontrar hamacas disponibles. Nosotros estuvimos muy poco tiempo, con tantas cosas para hacer lo último que queríamos era pasarnos el día en la piscina.

El restaurante buffet, que está situado en el hotel, es sin duda un paraíso para los niños quienes tienen a su disposición no solo tronas, sino cubertería de plástico de colores, baberos, calentadores de biberones, buffet de papillas ecológicas, y no sé cuántas cosas más. Además, justo en frente hay un parque exterior donde pueden jugar y disfrutar del aire puro de las montañas.

Cuando llega la noche el hotel ofrece un montón de actividades, desde momentos de relax con juegos de entretenimiento mientras disfrutas de un vino caliente, hasta una zona de descanso con chimenea para relajarse y comentar cómo ha ido la jornada. Un pequeño inconveniente para los que estén en el camping y quieran tenerlo todo a mano es que el hotel y los apartamentos, que disponen de la mayoría de servicios del complejo, se sitúan a 1,5km del camping. Así que para las comidas, por ejemplo, es necesario coger el coche (a menos que lo hagas en el restaurante del camping y que también te incluye en la modalidad Eco Pensión Inclusive).

Al día siguiente nos levantamos temprano para ir a ver la nieve. ¡Había un montón por todas partes! La pena que nos llovió un poco y no encontramos grandes pendientes para tirarnos por el trineo. Los peques se acabaron cansando y se quejaban de que tenían frío, así que fue una experiencia breve aunque intensa.

Después de comer, nos apuntamos a un taller de los que organizaba el hotel y que también nos incluía la modalidad Eco Pensión Inclusive. En el taller, apto para toda la familia, aprendimos a hacer jabones artesanos con aromas a romero y limón. Fue una experiencia muy enriquecedora tanto para nosotros como para Ares.

El fin de semana se nos pasó volando. Con tantas actividades no tienes tiempo de aburrirte y eso que llegamos el viernes por la tarde para aprovecharlo al máximo. Por suerte para nosotros, Laura de Mamifraggle, que vive por esas tierras, nos hizo de canguro un ratito para que pudiéramos disfrutar del spa el domingo antes de irnos.

Hay que destacar el hecho de que por la mañana (los domingos de 11:30h a 14:30h) permiten el acceso al spa también a los niños de forma que puedas disfrutar también con ellos de un momento de relax. Pero como mis hijos preferían mil veces antes estar jugando con los amiguitos en el Miniclub, aprovechamos ese ratito para probar ese jacuzzi exterior con vistas espectaculares que tantas ganas le tenía desde la primera vez que lo vi.

 

Y hasta aquí nuestro fin de semana familiar en el Cerdanya ecoResort. Sé lo difícil que resulta a veces encontrar sitios donde los niños disfruten y sean los protagonistas, y si además lo hacemos en un marco incomparable como la naturaleza, se hace imprescindible compartirlo con todos vosotros. Además, me quedo con la buena predisposición del personal que fueron super amables en todo momento y eso es algo super importante para mí. Espero que os haya gustado.

Aprovecho para dejaros también el vídeo resumen que preparamos:

¡¡SORTEO ESTANCIA EN BUNGALOW EN CERDANYA ECO RESORT!!

Si has llegado hasta aquí es porque te ha gustado lo que has visto y mereces una buena recompensa. ¿Qué te parece darte la oportunidad de que tú y tu familia lo probéis in situ? Podréis pasar un fin de semana en un bungalow, y para participar solo tienes que seguir los siguientes pasos:

  1. Dejarme un comentario en esta entrada diciendo qué es lo que más te ha gustado del Cerdanya ecoResort
  2. Suscribirte a mi blog 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Si quieres que tu participación tenga más posibilidades, participa también desde los perfiles de Instagram de @palabrademadre y @mamifraggle antes del próximo domingo 25 de marzo a las 23:59h.

Bases del premio: La persona ganadora podrá venir un fin de semana (2 noches) durante el mes de abril (del 2 al 30 de abril) y alojarse en un bungalow o apartamento de hasta 6 personas en la modalidad de sólo alojamiento. Es muy importante que si participas lo tengas en cuenta ya que las fechas no se podrán cambiar. Durante este mes el complejo tiene servicios mínimos (el Restaurant Arç permanecerá cerrado pero se puede acceder al Restaurant KM Cerdanya abierto de viernes a domingo) y Granja&Parc, Miniclub, piscina y spa estarán abiertos pero sin monitores.

¡MUCHA SUERTE!

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más