Las joyas personalizadas son un recurso fantástico para poder llevar siempre a mano un recuerdo, una historia… La magia de una palabra y su significado pueden hacerte cambiar el día.
Ahora que se acerca el Día del Padre, os voy a compartir una idea de pulseras personalizadas que me ha parecido ideal para regalar por varias razones. Os cuento…

El poder de las palabras

En muchas ocasiones el poder de una palabra nos motiva y nos impulsa a seguir adelante en una situación difícil, a recordar a una persona que está lejos, a sacarnos una sonrisa. El poder de la palabra nos traslada en el tiempo, nos hace vivir momentos mágicos que no queremos olvidar y nos da fuerzas para superar situaciones complicadas.

Por eso cuando vi las pulseras Impulse pensé que sería el regalo ideal para compartir con otra persona. Además, yo que no soy nada de joyas (únicamente llevo 2 anillos, entre ellos el de casada), me pareció que eran super cómodas y actuales, un accesorio que combina perfectamente con mi estilo.

El pack para 2 sin duda es mi favorito para regalar a esa persona especial: un amigo, una madre, una pareja… Puedes escoger una palabra para cada pulsera, un color y tamaño diferente (hay 2 tamaños disponibles) y añadir una dedicatoria personalizada sin un cargo extra.

Pulseras personalizadas artesanales, hechas a mano con amor

Otro aspecto que me llamó la atención de estas pulseras es que cada una de ellas es única y no hay dos iguales. Y es que todas las pulseras Impulse están fabricadas y cosidas a mano en su taller.

Actualmente están trabajando en dos diseños: las pulseras Impulse Clásicas, confeccionadas con silicona antibacteriana y madera de haya y las pulseras Impulse Premium (que son las que tenemos nosotros), hechas con fibra de piel reciclada y polímeros naturales y acero inoxidable con un detalle de madera de haya.

Los materiales escogidos para las pulseras Impulse son sostenibles y respetuosos con el medio ambiente además de flexibles y resistentes.

Un packaging que sorprende

Si hacer un regalo es algo que sorprende, hacerlo en un envoltorio único y diferente puede hacer que la experiencia sea inolvidable y por eso desde Impulse han trabajado en crear algo muy especial.

La caja de cartón que contiene el envase con las pulseras tiene un mensaje en la tapa que incita a pensar que dentro hay algo que removerá tus sentimientos: “¡Hola! Tu impulso empieza en 3, 2, 1…“.

Una vez que lo abres, en su interior aparece otra cajita en forma de lata precintada. Esta pequeña caja tiene truco, y es que si la quieres mantener sin precintar, la puedes abrir por abajo. Esto te permite añadir dentro algo más en el caso de que lo quieras regalar a otra persona, por ejemplo.

La otra opción es abrirlo como si fuera una lata y desprecintarla descubriendo el regalo en su interior. Una forma muy original de desvelar un secreto.

Una pulsera sostenible y generosa con los más vulnerables

Como os decía, los materiales son respetuosos con el medio ambiente, la piel es reciclada, hecha con sobrantes de otras industrias, que las unen para crear estas pulseras.

Pero lo mejor, es que comprando esta pulsera colaboras con la Fundación Aladina, que ayuda cada año a niños y adolescentes enfermos de cáncer y a sus familias.

Así que no te lo pienses mucho porque aún estás a tiempo de que te llegue antes del 19 de marzo (Día del Padre). Tardan entre 1-2 días laborables en diseñar la pulsera y preparar el pedido + el tiempo de envío que elijas.

Además, ahora puedes aprovechar ya que desde Impulse me han cedido un cupón de descuento de un 15%: DEMADRE15. ¡Encuentra la tuya aquí!

 

 

*Post en colaboración