Esto debería ser otro de esos grandes capítulos de la maternidad: la dentición.

Aprende con el Ratoncito Pérez

La fecha de salida del primer diente es todo un misterio y varía de unos niños a otros. A Ares por ejemplo, le salió el primer dientecito justo antes de cumplir los 9 meses, y es de los tardíos, ya que dicen que la media empieza a hacerlo alrededor del sexto mes. También dicen que hay niños que lo llevan estupendamente y parecen no enterarse, pero la gran mayoría, sí lo notan.

Señales que nos han anunciado la llegada del dientecito:

dientes1. Las babas le chorrean descontroladamente y se lleva todo a la boca con ansiedad y desesperación. Esta es una fase que empieza a ser muuuuuy larga. Nuestro pediatra nos lleva diciendo que le estan saliendo los dientes desde que tiene 4 meses.

2. Las babas empiezan a irritarle la carita (sobre todo alrededor de la boca)

3. Segrega más moquitos que  de forma habitual.

4. Estos moquitos también le han provocado algún que otro ataque de tos imprevisto durante la madrugada.

5. Muerde todo lo que se le pone delante, ya sea el dedo o el brazo de su padre o la cara de su madre. Lo que pilla.

6. Rechaza la comida, sobre todo de purés. Los biberones y los yogures se los toma que da gusto, pero la papilla te dice que te la comas tú.

7. Detectamos una irritación imprevista en el culete, con rojeces y granitos incluidos.

8. Las encías se inflaman de tal manera que parece que llegas a ver el diente por dentro de la piel.

9. Su estado de ánimo se vuelve más susceptible y tiene sobredosis de pucheritos. Le molesta quedarse solo y quiere más mimos y brazos.

Remedios para aliviar el dolor

A Ares le alivia cualquier cosa que se pueda meter a la boca y que pueda meterle un buen bocado. El dedo de su padre suele funcionar muy bien, pero no os lo aconsejo. Solemos calmarle más con el chupete o incluso con un pequeño biberón de agua que utiliza sólo para jugar con su tetina.
Las puntas de las barras de pan son mano de santo y además le deja entrenido por unos 20 minutos y los mordedores refrigerados también (aunque ahora en invierno se le quedan las manitas demasiado frías).

Limpieza

cepillo

Aunque los dientes de leche tienen una duración limitada, también requieren cuidados y atención. Os lo digo porque mi amiga Mireia, que es dentista especializada en niños nos lo tiene grabado a fuego. De hecho nos regaló un cepillito especial a todo el grupito de amigas para que acostumbremos a nuestros bebés a limpiarles las encías aún después de darles el pecho. A partir del año ya se podría empezar a usar un cepillo de cerdas suaves para bebés mojado en agua (sin dentífrico).

Otra de esas cosas que nos ha grabado a fuego es que no dejemos que el bebé se duerma con el biberón en la boca para evitar la aparición de caries tempranas (pero aquí tengo que confesar que no lo he conseguido y cuando Ares se duerme con el biberón, soy incapaz de despertarle).
Por suerte no pasa mucho.

En Vitadent tienen una divertida sección, “Aprende con el Ratoncito Pérez”, donde te envían consejos por correo electrónico sobre cómo cepillar la boca, cuidar los dientes y la alimentación para tener dientes más fuertes. Además han diseñado unos vídeos super chulos para que los niños aprendan de una manera fácil y entretenida.


Si tus hijos son un poco más mayorcitos, también ofrecen una visita de odontología preventiva infantil gratuita. Con los avances que hay ahora, hasta los puedes personalizar con colores.

¿Y vosotras? Contadme cómo estáis llevando esta fase tan difícil para todos…