Hace unos días escuchaba en las Noticias que no sabemos hacer un buen proceso de reciclado. Lo cierto es que nadie nos ha formado mucho sobre el tema y únicamente nos han dejado 3 tipos de contenedores en la calle con 3 colores diferentes pero sin posibilidad de responder algunas de las consultas más comunes que nos hacemos a diario: ¿los cepillos de dientes se reciclan? ¿cómo diferenciamos cristal de vidrio? ¿en qué contenedor ponemos las cápsulas de café? (te doy respuesta al final del post).

El reciclaje en el hogar no requiere de mucho esfuerzo pero sí de educación y para ello es importante que empecemos a transmitirlo también a nuestros hijos instaurando hábitos que acabarán siendo naturales en su rutina. Yo te aconsejo que empieces, por ejemplo, por tener un contenedor con separador de desperdicios de Brabantia y te hará la vida mucho más fácil.

Nosotros en casa separamos los residuos en 3 depósitos: uno para el papel, otro para envases y otro para el resto de residuos orgánicos. Las botellas también las reciclamos según vamos gastando pero sin introducirlas en ningún contendedor. Según consumimos, las tiramos al contenedor verde.

Un contenedor para cada tipo de persona

Existe un tipo de cubo de basura Brabantia para cada necesidad y tipo o tamaño de cocina:

• Alargados para cocinas más pequeñas
• De colores, estampados o de acero inoxidable para ayudar a decorar tu hogar
• Con patas altas para mantener el suelo limpio
• Con apertura silenciosa para evitar el ruido de la tapa
• Cubos con la bolsa de basura oculta

Empecemos por reciclar algunas cosas básicas

Pero otro de los aspectos básicos de un buen reciclado, además de tener un buen cubo, es saber qué cosas podemos reciclar y evitar malentendidos que causen confusión. Podemos empezar por ejemplo con cositas sencillas y sin agobiarnos:

  • Papel, revistas, cajas de cereales, cajas de cartón, tíquets de compra, facturas… (contenedor azul)
  • Plástico, bolsas, envases de alimentos, latas de comida, envoltorios plásticos, botes de acero o aluminio, bricks, tapones de plástico… (contenedor amarillo)
  • Botes, tarros y botellas de vidrio como refrescos, zumos, vino… (contenedor verde)

Cosas que NO debemos reciclar

  • Vidrios rotos (residuos de vasos, copas, ventanas) y cristales
  • Espejos
  • Aerosoles
  • Cerámicas o porcelana
  • Servilletas de papel y material manchado con alimentos, papel o cartón encerado, fotografías, maderas ni cajas de medicamento.
  • Productos sanitarios como jeringuillas o envases, carteras, maletas, plásticos que no sean envases como juguetes, sillas, ropa, calzado, utensilios plásticos de cocina,…
  • Cepillos de dientes

Consejos para reciclar en casa

Es importante que desde pequeños nuestros hijos tengan conciencia de la importancia del reciclaje. Nosotros por ejemplo lo hacemos desde que aprendieron a caminar y les resulta casi como un juego. Cuando le damos algo para tirar a la basura ellos tienen que adivinar en qué contenedor va y por las mañanas, cuando sacamos la basura a la calle, ellos nos ayudan y les hacemos sentir parte del proceso.

También es importante tener en casa buenos contenedores que resistan el paso del tiempo, no se oxiden y sobre todo no desprendan malos olores. Los contenedores de Brabantia son de los mejores del mercado en mi opinión. Ellos han revolucionado el mundo de los contenedores de basura en el hogar y además te permiten personalizarlos escogiendo el tipo de patas, color, tamaño y el tipo de cubos interiores.

Nosotros hemos estado usando un cubo de Brabantia durante 15 años y sigue intacto. Ellos tienen contenedores de todo tipo: para cápsulas de café, papeleras, con pedal o sin, táctiles, de sobremesa, etc. Y además son preciosos y muy elegantes.

Recicla de manera correcta

Contenedor azul: Cuando dejes una caja de cartón en el contenedor, asegúrate de dejarla plegada para que ocupe el mínimo espacio. De verdad que no cuesta tanto y sólo perderás 20 segunditos de nada. También es recomendable quitar grapas y espirales ya que están hechos de materiales no reciclables.
Los bricks no son papel y debes dejarlos en el contenedor amarillo.

Contenedor amarillo: lo que solemos hacer nosotros es usar una vieja bolsa de plástico (de las del supermercado) para llenarla de envases y tirarla toda directamente al contenedor. Es importante que los envases estén vacíos y que en la medida de lo posible los aplastes para ocupar menos espacio.

Contenedor verde: antes de poner botellas, asegúrate de eliminar los residuos que hay en su interior y no tirar vidrios rotos.

Otros cosas que también podemos reciclar

Los medicamentos y sus envases de cartón deben ser separados de todo lo demás debido a su propia naturaleza: están fabricados con muchos elementos que pueden ser peligrosos para el Medio Ambiente.
Los que están caducados, por ejemplo, o que ya no vayas a usar, llévalos a la farmacia y allí sabrán qué hacer con ellos. Es recomendable que cada 6 meses vayas haciendo limpieza de medicamentos que vamos acumulando y sobre todo mantenerlos siempre fuera del alcance de los niños.

Los equipos eléctricos y electrónicos, aquellos aparatos que funcionan con pilas, baterías o corriente eléctrica, ya sean grandes o pequeños electrodomésticos, también contienen sustancias tóxicas muy perjudiciales para el Medio Ambiente.
Este tipo de aparatos normalmente se deben llevar a un sitio que el ayuntamiento de tu ciudad ha habilitado para ello. Así que infórmate porque además disponen de un servicio de recogida gratuita que se acerca hasta tu casa en caso de que no puedas trasladarlo tú. A veces algunas tiendas también tienen planes “renove” y ellos se quedan con el aparato antiguo.

 

Espero que esta información os haya sido práctica. Para dar respuesta a las preguntas del principio te diré que tanto los cepillos de dientes como las cápsulas de café deberíais llevarlas al “punto limpio” y para diferenciar el si una copa es de vidrio o de cristal, tendréis que escuchar el sonido producido al golpear el borde con el dedo:  si es un “ping” corto es vidrio y si es un “ping” largo que suena agradable, es cristal. Además, las copas de cristal suelen ser más pesadas, transparentes, finas y delicadas.

¿Habéis descubierto algo nuevo que no sabíais? Déjame tus comentarios.

 

*Post en colaboración