Ayer publiqué esta imagen en mis Redes Sociales y observé que alguna de vosotras me advirtió de que los aspiradores nasales no son tan recomendables. Así que he decidido hacer un post porque me gustaría aclarar algunos aspectos para que os quedéis más tranquilas.

En primer lugar, la foto recoge un momento divertido, como tantos a diario que vivimos con el pequeñín, en el que nos demuestra una vez más la gran capacidad de asimilar conceptos que tienen. Ares, que sabe que respira mucho mejor cuando le aspiramos los mocos, tuvo un momento de bloqueo nasal y en su afán por querer hacerlo todo él solito, fue al baño y cogió el aspirador nasal, eso sí, sin saber utilizarlo, sino que fue únicamente un acto de imitación.

aspirador nasal

Pero aquí viene la aclaración, nosotros no usamos el aspirador nasal siempre que tiene mocos, ¡ni mucho menos! de hecho sólo lo usamos en época de resfriados (invierno) y por las mañanas, antes de desayunar. Y lo empezamos a hacer cuando vimos que en alguna ocasión que estaba muy atascado de mocos, nos había llegado a devolver el biberón, tras un ataque de tos. Así que evitamos que eso ocurra haciendo los lavados.

Así pues, recién levantado, le ponemos primero suero fisiológico por ambos orificios nasales para reblandecer un poco lo que haya en sus fosas, y pasados unos minutos usamos el aspirador. No siempre se ha mantenido tan sereno, pero después de hacerlo tantas veces, se ha acabado acostumbrando. El resto del día, cuando tiene mocos, usamos pañuelos de papel o tela. Así llevamos haciéndolo desde hace mucho tiempo y a nosotros nos va estupendamente y como siempre, contamos con la aprobación de nuestro pediatra.

Pero tal y como me ha indicado alguna de vosotras, los aspiradores nasales no son tan recomendables y no conviene abusar de ellos, ya que según los profesionales, el aspirador puede dar problemas de otitis (si el moco entre en la Trompa de Eustaquio y la obstruye) además de que reseca las vías respiratorias haciendo que fabrique aún más moco. Porque no olvidemos que el moco supone una defensa para combatir la infección, y en este artículo “Los mocos son nuestros amigos” podréis saber más sobre los beneficios de los mocos.
También hay que tener en cuenta que cuando la mucosidad está muy baja, el aspirador ya no sirve de mucho.
Entonces no vayáis a pensar que ando con el aspirador en mano persiguiendo a Ares para quitarle los mocos. ¡NO!

NasalmerY para las que me preguntáis qué aspirador uso yo, pues he probado dos: el Nasalmer es el que más me gusta porque puedes lavarlo tranquilamente después del uso (también lo esterilizo una vez por semana) y así dura más tiempo. Pero en las farmacias no lo encuentro, y es más común el Narhinel Confort, además de que resulta como más higiénico porque vas cambiando los cartuchos y listos. Pero me parece que los cartuchos duran muy poco y cambiarlos tan a menudo hace que resulte bastante más caro.
NarhinelTambién venden en otras cadenas de supermercados como el Mercadona o Carrefour (por nombrar los que tengo más cerca) y seguro que mucho más baratos, pero estos ya no los he probado.

¿Qué experiencia habéis tenido vosotros con los lavados nasales? ¿Usáis aspirador? ¿Cuál?