Alguna de vosotras recordará como el 31 de diciembre decidimos hacer algo diferente e irnos a pasar la Nochevieja a un camping resort no muy lejos de Sitges. Se trataba del camping resort Alannia Els Prats, uno de los complejos de Alannia Resorts situado en la provincia de Tarragona. Lo pasamos de fábula y nos prometimos volver en verano cuando abrieran las piscinas.

Conocíamos Alannia Resorts porque el verano pasado disfrutamos de unas pequeñas vacaciones en el camping resort Alannia Costa Blanca (el complejo más grande de la cadena y uno de los campings resort más lujosos de Europa), así que nos hemos propuesto conocer cada una de las propiedades que tienen repartidas en todo el litoral Mediterráneo (4 en total). El camping resort Alannia Els Prats es bastante más pequeño y recogido que el de Alicante. Pero no por ello carece de encanto. Os cuento…

Un bungalow para cada tipo de familia

Lo que más me llama la atención de este camping resort son los diferentes tipos de alojamiento disponibles. Puedes encontrar desde parcelas donde instalar tu caravana hasta bungalows y apartamentos. Nosotros hemos estado alojados en varios bungalows super bonitos: Aruba, Ibiza y Maui y cada uno tiene sus propias características. Pero en este post me centraré en los Ibiza ya que son los más nuevos.

La característica principal de este bungalow es que tienen 2 cuartos de baño. Aunque si os soy sincera, nosotros con uno nos apañamos. En Nochevieja estuvimos en los Aruba que sólo tienen uno y estuvimos fantásticamente.

La decoración es muy veraniega y muy Mediterránea. Predominan los blancos y los colores vivos y se ve muy espacioso. Al ser nuevos está todo impecable y se nota el poco uso que han recibido.

La cocina es bastante completa. Incluye nevera, microondas y cocina vitrocerámica. Tienen cubiertos, vasos y utensilios más que suficientes para pasar unos días allí. A diferencia de otros campings, algo que me gusta y que agradezco es que incluyen un set de bienvenida con detergente, estropajo y un paño para limpiar. Y este año además, debido a la pandemia de Covid-19, también proporcionan mascarillas y gel hidroalcóholico.

Para abrir los bungalows no tienen llaves, sino que se abren telemáticamente a través de una pulsera de contacto. Una medida super higiénica que están implantando también en otros bungalows.

Ah! y aunque no se ve en las fotos, pero se intuye, una tele plana enorme 🙂

Un camping resort con vistas al mar

Uno de los mayores encantos de este camping es precisamente su ubicación al lado de la playa. Esto le da un ambiente único y si tienes la suerte de tener un bungalow o parcela cerca del mar, te irás a dormir sientiendo la brisa y escuchando las olas, y esto es una sensación maravillosa, creedme.

La playa es muy larga y esto hace que no haya mucha gente. Es ideal para los que buscamos un momento de tranquilidad y no queremos playas masificadas (recordad que yo vivo en Sitges) y especialmente en estos tiempos en los que conviene guardar distancias, es básico.

El primer día que llegamos nosotros no nos hizo muy buen tiempo pero aún así los niños siempre encuentran entretenimiento entre las rocas, pescando o simplemente jugando con una cometa.

Algunas me habéis preguntado si la playa es de las que caminas y no cubre al momento (en Sitges por ejemplo son así). Desafortunadamente nosotros no nos hemos bañado en el mar (somos más de piscina) y no pude experimentarlo pero lo pregunté y me dijeron que no. Quizás por la falta de espigones no ocurra ese fenómeno.

Aún así, os aseguro que despertarse y tener el mar al lado es un auténtico privilegio y nosotros sólo con sentirlo ya somos inmensamente felices. Un paseo al amanecer o una comida en el restaurante renovado WindCat no serían lo mismo sin estas preciosas vistas.

Vacaciones en tiempos de pandemia

Me habéis hecho infinidad de preguntas sobre cómo gestionan los nuevos protocolos de seguridad e higiene sanitarias. Muchos de vosotros seguís con mucho miedo de viajar y lo entiendo perfectamente.

Antes de viajar a Alannia Els Prats nos informamos de las medidas que habían implementado y que os dejo en este enlace sobre vacaciones seguras por si queréis revisarlas.

En el Kids Club, por ejemplo, que por cierto han renovado totalmente y lo han dejado chulísimo, los niños tienen que entrar con mascarilla y a la zona de juegos entran de uno a uno para ir desinfectando tras su uso.

En el restaurante buffet, los primeros días que fuimos, nos servían a la carta. Nos daban las opciones y nos las servían en mesa. Pero a partir de julio ya incorporaban el buffet con restricciones: porciones individuales, personal que atienda de forma personalizada y por supuesto, reducción del aforo.

La animación era algo que me provocaba curiosidad y pensé que quizás habían dejado de hacerla pero ¡Qué va! Siguen animando al personal y eso es una de las cosas que más me gustaron. De hecho, repetimos unos días más tarde de lo bien que lo pasamos.

El uso de mascarillas, la desinfección constante con gel hidroalcohólico y la distancia de seguridad han estado presentes y han sido claves hasta para bailar.

En las fechas que fui yo la ocupación era de un 50% aproximadamente así que en ningún momento vivimos aglomeraciones innecesarias.

Protocolo especial para piscinas durante el Coronavirus

Para evitar las aglomeraciones se establecieron dos turnos para la piscina: mañana y tarde (que en temporada alta pueden llegar a ser tres). Esto es algo que hay que tener muy en cuenta ya que para garantizar la presencia en este tipo de instalaciones debes apuntarte mediante la app de “Alannia Resorts” y el proceso es muy sencillo.

Al mediodía y entre turno y turno hacen una parada técnica para limpiar y desinfectar todo.

Por suerte para nosotros, el primer día que llegamos, apenas había gente a última hora y disfrutamos un montón.
Yo te recomiendo que, al menos en estos tiempos que hay tantas restricciones, vayas a primera hora cuando abren los turnos para asegurarte espacio y hamaca. ¡Sobre todo si eres tan piscinero como nosotros!

La zona de piscinas también tiene vistas al mar. En esta foto que Ares parece estar en la gloria es una zona de “relajación” con chorros de agua, jacuzzi y las vistas, las que veis en la imagen. Esta zona está pensada para los adultos y los niños tienen que ir acompañados.

Otro de los atractivos son los toboganes. No son muy grandes y tienen un tamaño perfecto para niños pequeños (aunque los adultos también los disfrutamos). Desconozco si tienen restricciones de edad pero Goran (4) se tiraba en modo bucle, un no parar.

Una escapada familiar para disfrutar con niños

Sin duda, lo que más nos gusta de este tipo de camping resort es que los niños se lo pasan en grande. Siempre acaban haciendo amigos y campan a sus anchas mientras nosotros estamos tranquilos porque están en un recinto seguro.

Aunque solo nos alojemos un fin de semana, desconectamos tanto y lo pasamos tan bien con la animación y conociendo a otra gente que llevan más tiempo instalados que luego te cuesta marchar.

Sin duda nos gusta mucho esta manera de viajar, y si vosotros tenéis la oportunidad, aprovechad y reservad a través de la web de Alannia Resorts con el código de duración limitada PALABRADEMADRE para que os hagan un descuento si os alojáis en bungalows y os ahorráis un dinerito importante (para reservas hasta el 20 de septiembre).

 

*Post en colaboración