Cuando Ximo se puso en contacto conmigo, pensé que iba a venderme algo. Como imaginaréis, no es muy común que los hombres contacten conmigo por un tema relacionado con el blog a menos que sea por motivos comerciales. Pues él me contactó porque quería ayudar en un tema que muchos se sienten perdidos y del que él cuenta en primera persona como algo que le marcó la infancia, y quería hacerlo de forma totalmente desinteresada y solidaria. Al igual que yo, muchas de mis lectoras también tienen un hijo y pueden verse en esta misma situación, así que me ha parecido interesante compartir.

Esta es la historia de Ximo:

“Siempre he escuchado que todos los niños nacen con fimosis, y creo que no es muy cierto que digamos. La fimosis es un problema que no todos los niños tienen, pero sí que hay que tratar en el caso de que existan problemas. Conozco casos de papás que creen que el prepucio debe de bajar completamente cuando son bebés y no es así.

La circuncisión se realiza por motivos religiosos, en algunos países de forma casi generalizada, como el caso de EEUU e incluso actualmente por motivos de estética.
Siempre ha existido controversia en el tema; sí a la circuncisión y no a la circuncisión.

En mi caso, cuando tenía 4 añitos, tuve dos hernias en ambos lados del pubis, y según mis padres, el doctor les comentó la idea de “operarme de fimosis, circuncisión total”, pero aún sin tener fimosis (sólo para prevenir para cuando fuese ya adolescente….), y la verdad que no aconsejo a nadie que se la haga a menos que haya una razón médica, o por un problema de hipospadias, que en la mayoría de casos trae consigo una incurvación ventral y la vía de incisión tiene que ser mediante circuncisión. Este tipo de cirugía pienso que es un tema muy a tener en cuenta, ya que parece una cirugía sencilla, pero creo que el cirujano ha de tener una amplia experiencia en ello y tener un cierto cuidado estético también.

75378TrollFaceActualmente a los niños que se les diagnostica de fimosis, en ocasiones se suele intentar solucionar con el llamado “tirón”, en el que los niños lo pasan realmente mal. También existen cremas que ayudan a “despegar” el prepucio para que pueda existir movimiento, y en algunos casos resulta ser exitosa, pero en otros no.
Es entonces cuando ya se propone y precisa de la cirugía de la circuncisión (creo personalmente que es cuando únicamente se debe pensar en hacer).

Hace años, se aconsejaba la “circuncisión parcial”, que es en la que se quita sólo una parte del prepucio, dejando la mitad del glande descubierto, y la otra mitad cubierto por la parte de prepucio, pero daba bastantes problemas y no se solucionaba el problema completamente, e incluso higiénicamente no era adecuado. Pero este tipo de circuncisión ya no se suele realizar.

fimosisLa “circuncisión total” es la que se hace a día de hoy, ya que con ella se elimina todo el prepucio, dejando el glande permanentemente al descubierto. A la vez también eliminan el frenillo. Se suele decir que estéticamente queda mejor, que la apariencia de un pene no circuncidado. Al principio hay que tener un cuidado extremo con los roces, ya que existe una hipersensibilidad completa, y el mínimo roce es muy molesto. Al igual que con las erecciones involuntarias, conviene tener un cubo de agua fría para meter los pies y evitar molestias. La anestesia es general cuando son pequeñitos y local a partir de la adolescencia en términos generales. 

Hay que decir que siempre se ha comentado el tema de la sensibilidad en chicos que han sido operados de fimosis (circuncisión), creo que se tiene la misma sensibilidad que un chico que no está circuncidado.
En algunos casos, puede que al principio andar con normalidad no sea del todo posible, debido a los roces, al igual que la inflamación del pene, hacer pis “tipo aspersor”, y el llamado “flotador”, que es una inflamación circular en la región de la corona del glande en la que incluso hay casos que llega a ser algo exagerada al principio.

Y otro tema a tener muy en cuenta, es el de la cicatrización justo antes de la corona del glande, que puede llegar a ser bastante notable. En mi caso por ejemplo, se ven las marcas de donde tenía los puntos. ¡Y no me quitaron el frenillo!.

He creído oportuno dar mi humilde opinión sobre el tema, ya que a mí me causó un terrible complejo durante la infancia. Me hizo sentir diferente y hoy en día pienso que se pudo haber evitado. Gracias.”

Ximo
(Valencia)

Si has vivido algo parecido o quieres enviarle un mensaje a Ximo, puedes dejar tu comentario en este post.

*Las imágenes están sacadas de internet y no pretenden frivolizar sino poner una nota de humor sobre un tema que considero serio e importante, sin ánimo de ofender a nadie.