A pesar de ser de Barcelona y vivir en Sitges, apenas conozco el norte de la provincia. Así que aprovechamos nuestra visita a Camping del Mar para darnos una vuelta por Malgrat de Mar en familia y explorar un poco más esta localidad que ha sido certificada como Destino Familiar.

Malgrat de Mar ha sido históricamente un municipio tanto de pescadores como de mineros y de agricultores y no fue hasta los años 60 que empezaron a explotar la industria del turismo.

Desde Turismo de Malgrat de Mar nos facilitaron un guía turístico que nos acompañó en un paseo de un par de horitas en las que pudimos descubrir un municipio costero con un encanto particular.
Voy a compartir con vosotros los 5 lugares que te permitirán disfrutar con niños, en familia y son todos gratis.

1. Ruta urbana por Malgrat de Mar

El municipio de Malgrat de Mar es bastante llano y se hace muy agradable tanto para pasear caminando como en bicicleta. La única zona elevada es el turó del Castell, situado en el centro, pero tranquilos porque se puede acceder fácilmente a través de un ascensor. Te doy detalles en el siguiente punto.

Nuestro punto de partida fue la iglesia de “Sant Nicolau”, desde donde también sale un trenecito rojo que recorre el centro de la ciudad. Sin embargo nos la encontramos en obras y por eso no le tomé fotografía, pero es una pasada, del siglo XVIII es la segunda iglesia más grande del litoral por detrás de Santa María del Mar en Barcelona.

Durante el paseo, además de la zona peatonal de tiendas y más concurrida, podrás descubrir algunos edificios emblemáticos e ir haciendo un recorrido por los diferentes estilos arquitectónicos en los que fueron construidos.

No os perdáis las antiguas pescaderías, el Ayuntamiento, la torre de la viuda de can Sala, la Biblioteca Municipal o el parque de Can Campassol, un antiguo jardín de la casa natal de Zenobia Camprubí, esposa del Premio Nobel de Literatura Juan Ramón Jiménez y que donó a la ciudad. Es un rincón cercado agradable para pasar un rato con los más pequeños con un pequeño estanque de peces.

2. El Parc del Castell

Como os decía, este parque está situado en la cota más elevada de la ciudad. Actualmente es una zona de recreo y de ocio, es de acceso libre y alberga múltiples actividades culturales.

Antiguamente la torre que encontraréis arriba de todo tenía una función de vigía contra los piratas y hoy podemos disfrutar de unas vistas privilegiadas a todo Malgrat de Mar.
Debido a su topografía, el Ayuntamiento instaló un ascensor inclinado para poder acceder más fácilmente.

Os recomiendo que subáis con los peques (cuando fuimos nosotros era gratuito y no había colas) y que luego bajéis por las escaleras de la parte de arriba, así disfrutaréis de ambas vistas y de la belleza de algunas de las casas del barrio.

3. Parc de Francesc Macià

Desde luego dedicaré un próximo post solamente a este parque, ya que es sin duda, el atractivo principal para toda familia con niños pequeños que aterrice en Malgrat de Mar. Es uno de los parques más grandes de la zona con más de 40.000m2 y con zonas de juego para niños de 3 a 14 años.

Es un parque cercado, lo que garantiza la seguridad de los más pequeños. El parque recibe alrededor de 10.000 niños y niñas al año, además de casi 100.000 personas más que lo visitan por libre. Está abierto todo el año y cuenta con zona deportiva, zona de picnic, lavabos y cambiadores.

Una de sus particularidades es que hay unas figuras gigantes de hasta 5 metros de altura que a los niños les alucina.

4. La playa

Malgrat de Mar tiene un clima bastante agradable durante todo el año, lo que le permite disfrutar aún más de los más de 4,5km de playas, que ofrecen servicio de vigilancia y socorristas, pasarelas para personas con minusvalías, servicios adaptados y duchas.

La playa del “Centre”, certificada con Bandera Azul, es una playa fantástica para actividades lúdico-deportivas y para los más pequeños. Y la playa del “Astillero”, situada más hacia la zona hotelera está rodeada de chiringuitos, zonas de pic-nic y durante los meses de julio y agosto tiene un “mini club infantil”.

Nosotros, que ya somos gente de playa y huimos un poco de las aglomeraciones, no llegamos a ver las más céntricas y disfrutamos más de las de delante del Camping, de ahí que en la fotos se vea tan tranquila y sin servicios.

5. El Delta del río Tordera y el Pla de Grau

La zona del Delta del río Tordera nos quedó pendiente para visitar una próxima ocasión. Queda justo al lado del camping y es una zona donde observar la flora y fauna características de las marismas. Muy recomendable para visitarla también en bicicleta.

Por allí encontraréis la zona de la playa de la “Conca”, una playa virgen para los amantes de la naturaleza donde poder caminar entre dunas contemplando los pájaros. Es un espacio preservado para la recuperación de su flora autóctona.

Y si tenéis oportunidad, también es digno de ver El Pla de Grau, un gran espacio agrícola protegido donde se cultivan sobre todo productos de huerta como la escarola o la alubia blanca (también conocida como “fesol del ganxet”).

Espero que este post os haya sido de interés y si visitáis la zona, no dudéis en escribirme para contarme cómo ha sido vuestra experiencia.