Mucho me habéis estado preguntando sobre este tema. Así que voy a intentar aclarar todas las dudas de nuestro intercambio con HomeExchange pero si hay algo que no responde a vuestra inquietud, no dudéis en preguntarme.

Hace años que llevaba escuchando esta manera de viajar y siempre me había llamado la atención pero nunca me había acabado de decidir porque me daba apuro dejar mi casa a gente desconocida. Desde que tenemos hijos, nuestro tipo de alojamiento ha sido siempre apartamento porque nos parece mucho más cómodo y práctico, sobre todo si hablamos de estancias más largas (a partir de 3 días).

Una manera muy económica de viajar

Este año ha sido un poco complicado económicamente hablando porque se nos juntaron una serie de imprevistos con los que no contábamos así que con todo mi pesar decidimos que no haríamos vacaciones como tal. Iríamos unos días al pueblo y tiraríamos de unos días de descanso en Sitges, la preciosa localidad costera donde vivimos, pero sin grandes pretensiones.  Sin embargo y por casualidad, leí un post de Galiana Street que me inspiró muchísimo. Hablaba de cómo había intercambiado su casa para completar sus vacaciones en Suiza y de que no era la primera vez que lo hacía. Ella ya lleva años viajando así y su experiencia era super positiva, por eso repetía año tras año.

Así fue como entré en la web de HomeExchange y empecé a informarme. Y para mi sorpresa leí algo que acabó de convencerme y es que podía empezar a hacer intercambios tanto recíprocos como no recíprocos así que me pareció una fantástica idea para empezar a conocer el servicio y romper el hielo.

¿Cómo intercambiar tu casa con Guest Points?

Los Guest Points (GP), para entendernos, es el nombre que le dan al valor de la transacción. Son unos puntos que puedes ir adquiriendo, bien por promocionar el servicio, añadir tu perfil a la plataforma, compartir con un amigo o a cambio de ofrecer tu casa. En el caso de que no quieras hacer nada de esto, también tienes la posibilidad de intercambir con GP y/o comprar los que necesites para completar el intercambio.

En el caso del que el intercambio no sea recíproco, como en nuestro caso, también es una manera de agradecer al dueño su hospitalidad al dejarnos su casa y que él pueda hacer uso de esos GP en otra ocasión que a él le venga mejor.

Cada casa tiene un valor en GP en función de sus características: instalaciones, ubicación, tamaño, etc. es decir, si tu casa tiene un valor de 100GP pero te interesa intercambiarla por otra casa cuyo valor es de 200GP tendrás que abonar la diferencia, ya sea con GP que tengas acumulados o con dinero. Tú decides.

Si quieres empezar a ganar GP, puedes registrarte con este enlace que te dejo aquí y te llevarás 100GP de golpe.

¿Cómo encontrar tu casa ideal?

En la plataforma hay un filtro que te permite hacer búsquedas en función de tus necesidades. En nuestro caso, que no contemplábamos la idea de intercambiar inicialmente nuestra casa, pusimos que queríamos intercambiar “sólo como Guest (invitado)” de esta manera los resultados se enfocan en aquellos anfitriones que quieren intercambiar su casa de esa manera en las fechas que solicitas.

También puedes buscar por tipo de instalaciones: si quieres casa con piscina, con jardín, que permitan animales de compañía, que estén o no recomendadas para viajar con niños pequeños (esto para nosotros es importante). El filtro además te permite buscar sobre un mapa, de esta manera si no tienes claro el destino, como fue nuestro caso, puedes buscar el tipo de casa en diferentes zonas y países hasta dar con la casa que buscas. Es casi una aventura porque entras sin saber dónde vas a terminar.

¿Cómo es el proceso de búsqueda de alojamiento?

Un consejo que me dieron es que enviara un mínimo de 10 solicitudes. La solicitud consiste en enviarle un mensaje al propietario presentándote y diciéndole cuáles son tus intenciones. En mi caso, por ejemplo, le dije que era bloguera y le pedí permiso para tomar fotos de su casa porque luego quería escribir este post. ¡Yo llegué a enviar más de 20 solicitudes! A pesar de que el 90% me dieron respuesta, sólo 3 de ellos accedieron a hacer el intercambio. Así que no desesperes si no encuentras una casa a la primera.
Respecto a los que no accedieron a hacer el intercambio, no te llegan a dar un motivo. Simplemente te envían un mensaje predefinido que dice que “no están interesados”. Así que no es nada personal sino que a lo mejor no les encaja por varios motivos.

Mi consejo es que antes de decidirte por la casa, leas con atención toda la información. A veces el propietario pide cosas como que des de comer al gato o riegues las plantas. De esa manera también podrás decidir qué casa te conviene más.

Algunas razones por la que intercambiar tu casa

La idea de dejar tu casa como moneda de cambio me parece una idea genial por varias razones:

  • Es una forma realmente económica de viajar ya que únicamente pagass los 10€/noche del seguro (o 130€/año si decides coger la tarifa plana)
  • Puedes acceder a casas increíbles que no podrías pagar
  • Puedes huir de zonas “turísticas” e integrarte más en un ambiente lugareño y local.
  • Tratas las casas de la misma manera que te gustaría encontrarlas
  • Tienes permanente contacto con el anfitrión
  • Sientes el calor de la familia anfitriona porque es una casa “real” y acogedora
  • El seguro cubre posibles desperfectos o la cancelación y da tranquilidad a ambas partes

¿Cómo ha sido nuestra experiencia personal con HomeExchange?

Cuando los anfitriones de la casa que escogimos aceptaron nuestra propuesta y cerramos el intercambio, la comunicación con ellos fue fantástica. Pasamos a comunicarnos vía whatsapp (en inglés porque domino mejor que el francés) y me enviaron un completísimo documento donde poder entender todos y cada uno de los entresijos de su casa. Es decir, cosas como la típica puerta que no cierra bien, o cómo funciona el proyector, dónde están los manteles, qué día pasan a recoger las basuras, o incluso cómo dejar la casa el día que nos fuéramos…

Para mi ese documento ha sido IMPRESCINDIBLE ya que me quedó todo clarísimo.

El hecho de escoger una casa que pertenecía a una familia con 2 niños pequeños hizo que encontráramos juguetes por todos los lados. Literal. Desde el salón hasta las habitaciones. Así que imaginaos lo contentos que estaban mis hijos. Además la casa tenía un amplio jardín, tenía un salón muy amplio y mucha luz, que eran algunos de los elementos imprescindibles que buscábamos.

Una vez llegamos a la casa encontramos unos regalitos para nosotros encima de la mesa: nos dejaron caramelos típicos de la ciudad, un vino típico también de la zona y unos billetes para coger el autobús. Además de un montón de folletos informativos, un mapa de Nantes y otras cosas más. Creo que fue una suerte encontrar una familia tan atenta en nuestra primera experiencia porque esto ha hecho que acabemos adorando esta manera de viajar.

Estad muy atentos porque tenemos en imágenes la llegada a nuestra casa y en breve publicaré el vídeo en mi canal de Youtube para que la veáis en vivo. Cuando esté el vídeo subido, añadiré el enlace directo en este mismo post.

Cosas que deberías saber antes de hacer un intercambio

Creo sinceramente que en España aún no estamos 100% concienciados con el tema de intercambiar casas. A ver, que no me malinterprete nadie, pero estadísticamente hablando, los españoles usamos mucho menos este servicio que en el resto de Europa, por ejemplo.

Es muy importante que tengas en cuenta que NO ESTÁS EN UN HOTEL. Hay que ser muy respetuosos con los requerimientos del anfitrión y debes dejar la casa como te la encuentras. Es decir, limpia y recogida. Y también es de cortesía dejarles unos detallitos. Nosotros lo hicimos y nos consta que se pusieron muy contentos.

Deberás saber que no siempre tendrás espacio en el armario para dejar tus cosas personales. En nuestro caso, en el dormitorio matrimonial nos dejaron dos baldas libres pero en la habitación de los niños no. Para nosotros no es un problema pero puede que haya gente que le cueste convivir con cosas ajenas así que no está demás que lo tengas en mente.

Nosotros, por ejemplo, no hicimos uso de nada de lo que vimos por allí porque nos lo trajimos todo (elementos de aseo, comida, etc.) excepto las toallas y sábanas que ellos nos las facilitaban. Ese tipo de cosas deberíais de acabar de hablarlo siempre con los propietarios para que no hayan malosentendidos. Es muy importante que la comunicación sea fluida en todo momento.

¡Pruébalo!

Si estáis interesados, os animo a que probéis, seguro que os acaba “enganchando”. Para empezar, os animo a entrar y abriros una cuenta completando vuestro perfil en la web de HomeExchange (si lo hacéis desde mi enlace ganaréis directamente 100GP). Es totalmente gratuito. Y sólo por rellenar todos tus datos y poner fotos de vuestra casa obtendréis otro buen número de GP que podréis utilizar en vuestro primer intercambio, tal y como hicimos nosotros.

Si tenéis alguna otra duda, podéis dejarla en los comentarios más abajo. ¿Habéis probado alguna vez esta manera de viajar?