La maternidad ha puesto mi vida patas arriba. Y no solo la mía, sino la nuestra, de Albert y mía. Cuando tienes un hijo te replanteas tu vida y de repente tu lista de prioridades cambia de la noche a la mañana.

Hoy me apetecía escribir un post personal y algo motivacional porque alrededor mío me encuentro con un montón de mamás con ganas de emprender que me piden consejo para lanzarse a la piscina y hacerse trabajadoras autónomas o freelance. Desde luego he tenido que aprender a vivir sin estabilidad económica, sin saber qué cobraré cada mes, sin tener vacaciones pagadas y sin permitirme el lujo de pedir una baja médica (llevo 5 años sin hacerlo aún habiendo pasado enfermedad de gravedad).

A Albert le costó un poco más que a mí (en general él necesita más tiempo para pensar las cosas y yo soy mucho más impulsiva) pero finalmente también apostó por hacerse trabajador autónomo y abrir su propio estudio de entrenamiento personal (gracias al apoyo de la clínica Sitges Podologia). Y aquí está, luchando pero sin apenas sufrir los dolores de barriga que le causaba su antiguo trabajo.

Ganar calidad de vida

El estudio de entrenamiento personal en Sitges de Albert es muy pequeño, sin grandes pretensiones pero lo hemos adaptado con todo el cariño y entusiasmo. Colocamos un espejo, compró unas herramientas de trabajo y dejamos para el final la decoración de las paredes. Llevaba tiempo pensando en poner un vinilo o un cuadro pero no acabábamos de encontrar nada que nos llamara la atención. Y el otro día, sin buscarlo, encontramos la opción perfecta en Posterlounge con la frase perfecta: “la manera más efectiva de hacerlo, es haciéndolo” y la silueta de un hombre corriendo que transmite mucha fuerza.

Posterlounge ha sido un descubrimiento. Se trata de una tienda online con más de 100.000 imágenes que pueden ser imprimidas en diferentes materiales y tamaños (póster, lienzo, madera, forex, aluminio o metacrilato) con una excelente calidad de impresión y listos para colgar. El envío es gratuito y si no te gusta el resultado tienes 30 días para pensarlo y devolverlo.

Estuve ojeando y me costó muchísimo decidirme. El buscador es muy fácil de usar y tiene muchas temáticas, así que fui directa a lo que tenía en mente y ¡Bingo! Encontramos un par de ellos que reflejan totalmente nuestra filosofía. En nuestro caso, los materiales fueron lienzo y luego aproveché para coger una lámina de aluminio que tengo en el comedor de casa y que os mostraré muy pronto en redes. ¡Recordad seguirme por Instagram!

Así pues, y volviendo al tema de lanzarse o no, lo que os puedo decir es que quizás no sea como lo habías imaginado, quizás te lamentes en algún momento que no fue la decisión acertada y oye, quizás no lo fue. Pero en nuestro caso, la libertad de horario y el ser nuestros propios jefes nos ha dado mayor calidad de vida aunque a final de mes ganemos menos dinero.

Y lo que es más importante, mi horario flexible me permite escaparme (unque menos de lo que quisiera) a hacerle alguna visita a Albert, robarle su camiseta de Asics Frontrunner Spain y hacer 50 minutos de entreno de fuerza. ¡Lo sé, soy una privilegiada!

¿Cuántos y cuántas por aquí os habéis lanzado a la piscina de los trabajadores autónomos? Me gustará conocer vuestras experiencias.