Hace unas semanas tuve la suerte de asistir a un encuentro de bloggers en La Cerdanya que organizaron Cerdanya Ecoresort y Laura de Mamifraggle, el Cerdanya Bloggers Weekend. Como sabéis, ya descubrimos este complejo el pasado mes de marzo así que ni lo pensamos cuando nos invitaron a redescubrirlo, pero esta vez en verano.

Foto: La capsa de fotos

Otra de las diferencias de este viaje es que nos alojamos en el hotel en vez del Camping. La experiencia fue igual de enriquecedora y nos ofrecieron una habitación dúplex con unas vistas espectaculares.

Los niños tenían unas literas en el piso de abajo (pedimos una barrera para la cama de arriba y evitar que Ares se cayera) y nuestro dormitorio estaba arriba. Una habitación muy cómoda y amplia para familias.

Foto: La capsa de fotos

Pequeños campesinos por un día

Lo primero que hicimos nada más despertarnos fue una excursión por los huertos del Cerdanya ecoResort, “el Verger Cerdà”. El complejo dispone de sus propia permacultura y transforman los residuos (piel de verduras, restos de comida…) en abono utilizando así fertilizante 100% natural.

Foto: La capsa de fotos

Lo que más me sorprendió es que esta excursión la realiza la propia familia propietaria del ecoresort. Nadie mejor que David Isern podía explicarnos el funcionamiento y origen de todo. Merece mucho la pena hacer esta excursión por la mañana y es gratuita.

Foto: La capsa de fotos

Además, a los niños se les entregan un cesto para que ellos mismos vayan recolectando las verduras y poder llevarlo después a la cocina.

Foto: La capsa de fotos

Durante el trayecto pudimos plantar cebollas, recoger huevos, ver gallinas, entrar en el invernadero y sentirnos campesinos por un día. Eso sí, los niños siempre eran los mayores protagonistas.

Goran disfrutó mucho porque está como loco con las gallinas. Supongo que los niños tienen temporadas con cada animal y ahora estamos en la época de los animales de granja.

Foto: La capsa de fotos

Después de la visita al huerto aprovechamos para beber un poco de agua y coger fuerzas para aguantar el resto del día. Para una familia de ciudad como la nuestra siempre es una aventura pasar el día en el campo o en la montaña.

En la foto Laura ayuda a Goran a beber agua pura de la fuente de Prullans.

Foto: La capsa de fotos

Benvingut a Pagès y Granja&Parc

Casualmene además, el fin de semana coincidía con “Benvinguts a Pagès” que es una iniciativa catalana muy interesante que pretende dar a conocer el origen de lo que comemos. Para ello los campesinos abren las puertas de sus huertos, de sus granjas o de sus negocios rurales para poder conocerlos de primera mano. Toda una experiencia para niños y adultos.

Foto: La capsa de fotos

Así que aprovechamos la oportunidad y fuimos a visitar la granja “30 cabres” en el pueblecito de Éller (LLeida) y compramos unos quesos riquísimos.

Foto: La capsa de fotos

De regreso al hotel, paramos de nuevo en el Granja&Parc, un parque de aventura cuya entrada esta cubierta con la ecopensión del hotel. Allí se pueden ver animales de granja, dar un paseo en pony o disfrutar en familia con las diferentes actividades que ofrecen. Es un lugar genial para pasar la tarde.

Foto: La capsa de fotos

A nosotros estas escapadas nos dan la vida. Disfrutamos de estar en casa pero también de los momentos que nos regala la naturaleza y la vida al aire libre. Y los niños lo agradecen.

Antes de acabar la jornada no podíamos irnos sin disfrutar de la piscina y el spa, que esta vez nos la abrieron (en invierno estaba cubierta) para disfrutar del buen clima que estábamos teniendo.

La Cerdanya nunca me cansa. Volvería aquí una y otra vez, en verano o en invierno, siempre hay un montón de cosas para hacer. El aire es más puro y el paisaje nos transmite mucha paz.
Os dejo la web de Cerdanya ecoResort para que tengáis toda la información a mano.

¿Conocéis esta zona de Los Pirineos?