Cuando decidí ir al BreakMom admito que no sabía muy bien lo que me iba a encontrar allí. Recibí un poco de información de Paula Pellicer pero poco más. Al final, el sólo hecho de ir un fin de semana “de chicas” sin niños ni familia, al Cerdanya ecoResort, ese lugar que tanto nos gusta, a desconectar fue el pretexto que necesitaba.

Con el tiempo me estoy dando cuenta que disfruto mucho de los viajes que surgen sin pensar, de los que no me marco unas expectativas, de los que simplemente me dejo llevar.

¿Pero qué es el Break Mom?

Cuando yo misma pregunté en qué consistía este Break Mom, lo que me dijeron era que iba a pasar tres intensos días compartiendo experiencias para tomar conciencia de mi triángulo vital: SENTIR-PENSAR-HACER.

Os podréis imaginar que no entendí nada. Pero la idea de pasar un fin de semana en las montañas, sola, me llamaba mucho la atención. Llevaba días muy estresada y se me habían juntado varios temas, tanto personales como profesionales, así que esta propuesta me llegó como un respiro.

“Break Mom es un momento para encontrar la calma y la alineación interior que nos permita empoderarnos y conseguir nuestros objetivos”. Esta es otra frase de las que me sonaba a chino, pero es increíble el sentido que ha cobrado una vez he vuelto de ese viaje.

En estos tres días he sacado cosas que tenía en mi interior y que no sabía que me estaban bloqueando. Me he sentido guiada y acompañada y sobre todo liberada en algunos aspectos personales.

¿Qué vas a encontrar en el Break Mom?

Llegué el viernes por la tarde a Prullans y me encontré con otras 14 chicas. Algunas sí las conocía de haber coincidido en otros eventos (son bloggers como yo) pero al resto no las había visto en mi vida. Sin embargo, todas compartíamos algo en común, el hecho de ser madres y sentir que necesitábamos “un break” (un descanso) en nuestra vida.

Las chicas de Go Development, María y Raquel son las creadoras de este fin de semana. Ellas están especializadas en coaching tanto corporativo como profesional y cuentan con una amplia experiencia en el desarrollo de personas. Yo hasta la fecha no me había puesto nunca en manos de un coach y por eso estaba muy a la expectativa. Pero en cuanto escuché la voz calmada y profunda de María, supe que no me iba a dejar indiferente.

Lo primero que hicimos una vez allí fue presentarnos y firmar un contrato de confidencialidad. Sí, lo has oído bien, porque la premisa más importante del viaje es que lo que ocurra allí, allí se queda. Lo segundo fue desconectar los móviles y por último tomarnos una copa de cava como bienvenida. ¡Empezamos muy bien!

Dinámicas de grupo e individuales

El viernes ya hicimos nuestro primer taller. En este post no voy a explicar las dinámicas porque verdaderamente hay que vivirlas pero sólo os puedo decir que aquellas dos horas me pasaron volando y algunas de ellas marcaron un antes y un después en mi vida.

El siguiente paso fue tener un momento para nosotras, para relajarnos, para conocernos, para buscar complicidad y para ello nos dejaron en exclusiva para nosotras el spa del Cerdanya ecoResort de 22h a 24h de la noche. Fue un momento mágico, verlo todo lleno de velas y poder meternos en el jacuzzi con una copa de cava bien fresquito en mano, mientras en el exterior la temperatura era bajo cero. Os aseguro que esa noche nos fuimos a dormir todas con una sonrisa de oreja a oreja.

Un fin de semana para desconectar y salir de tu zona de confort

A la mañana siguiente nos hicieron despertar tempranito, a las 9 empezábamos con los talleres y no había tiempo que perder. Durante todo el día pudimos hacer ejercicios que nos permitieron conocernos mejor y encontrar herramientas para solucionar conflictos internos o creencias limitadas que nos marcamos o nos han marcado desde niños.

Eso fue crucial. Aquí lloramos, reímos, compartimos y nos descubrimos. Creo que nunca antes había tenido una experiencia con tantas emociones juntas.

Por la tarde lo acompañamos con una sesión de meditación (a mí me cuesta mucho concentrarme y no conseguí desconectar del todo) pero fue un momento necesario y muy adecuado para ese momento.

Sin duda fue un día muy intenso, no solo por lo que se removió en mi interior, sino por escuchar todas esas historias de mis compañeras que tanto me estaban enseñando y ayudando sin ellas saberlo.

¿Por qué deberías plantearte hacer un break en tu vida?

El día a día, especialmente desde que somos madres, a veces nos ciega. Te pasas el día preocupándote y cuidando de tu familia y muchas veces te olvidas de la pieza más importante, tú misma. Día tras día, año tras año vas acomodándote a esta situación hasta que acabas normalizándola. Pero no es la solución.

Además, el hecho de poder compartir tus preocupaciones con otras mujeres con situaciones similares aún te ayuda más a sentirte apoyada.

En mi caso era necesario un parón para tener una perspectiva diferente. El coaching acompaña a las personas a alcanzar sus objetivos, hace que recuperes de nuevo la motivación y las ganas de autocuidarte.

La conexión con la naturaleza

El hecho de irnos a un complejo en las montañas hizo que la experiencia fuera aún más intensa y mágica. Sin prisas, sin interrupciones, respirando aire puro.

El domingo nos fuimos de excursión por los alrededores de Prullans y fue un paseo tan agradable. El tiempo nos acompañó en todo momento y eso ayudó mucho a que nos sintiéramos alegres y decididas.

Si no pudisteis apuntaros a la primera edición y tenéis intención de vivir esta experiencia, sabed que ya hay fecha para una próxima edición: tendrá lugar los días 6, 7 y 8 de marzo en el mismo Cerdanya EcoResort.

Os recuerdo que ofrecen tres tipos de alojamientos diferentes: el Hotel Muntanya & Spa y los apartahoteles Ca l’Auren (donde nos alojábamos nosotras) y el Camping Bungalow Cerdanya Park con parcelas y bungalows.

 

¿Habéis hecho alguna vez un retiro en vuestra vida? Yo solía viajar sola antes de tener hijos y espero recuperar esa afición en un futuro.

Si tenéis alguna duda podéis dejarla en los comentarios.

 

*Las fotos de este post son de Paula Pellicer Fotografía.