En casa tenemos dos baños pero, ¿me creéis si os digo que en uno de ellos nunca nos habíamos bañado? Por alguna extraña razón nos acostumbramos a ducharnos en el cuarto de baño de “invitados”, que ahora se ha convertido en el de los niños y la bañera de nuestra habitación quedó inutilizada.

Es un hecho un tanto curioso porque para el resto de rutinas sí utilizábamos ese cuarto de baño. La mampara, que se la puse yo al empezar a vivir en esta casa allá por el 2007, era demasiado pequeña y teníamos que tener cuidado de no salpicar. Por otro lado el baño no tenía demasiada luz  y no sólo debido a la iluminación, sino al color verde que le envolvía y ese fluorescente antiguo.

Otra cosa que no usábamos apenas era el bidé, y por eso empecé a entender que no teníamos un baño funcional. Y era una lástima porque siendo 4 en casa y teniendo la posibilidad de compartir 2 baños, era necesario buscarle una nueva utilidad. Así que me animé a hacer reformas.

Una reforma low cost

Lo primero que tienes que hacer antes de empezar una reforma es ir al Ayuntamiento y pedir un permiso de obra por el que tendrás que abonar un porcentaje del coste total, así que para ello tendrás que presentar facturas de material o presupuesto. Mi padre conocía a unos albañiles amigos que vinieron a hacer la parte más difícil y yo compré las baldosas. Es importante calcular bien las medidas para no quedarte corta, porque si luego tienes que pedir más material corres el riesgo que el calibre del dibujo cambie. Pero por suerte, no fue nuestro caso.

De hecho mi idea inicial fue quitar las baldosas y poner yeso pero al no tener ventilación desestimé la idea y decidí usar baldosas de colores claritos. Usé las mismas para la pared y el suelo (no todas sirven para todos los usos) y para la pared de la ducha quise romper un poco y darle contraste con algo diferente.

El primer contratiempo que tuvimos fue el hecho de encontrarnos el baño sin “rebozar” de yeso. Eso nos hizo retrasar el trabajo 1 día y medio y encarecer un poco más el coste de la obra.

Así que por muy low cost que lo quieras hacer, tienes que prever que pueden haber imprevistos que modificarán tu presupuesto inicial.

Cambiar la bañera por una ducha amplia

El plato de la ducha me lo pusieron a ras del suelo. Tenía muy claro que quería la base de color blanco pero también admito, ahora que llevo un par de meses usándolo, que requiere mucho más cuidado que los platos tradicionales de cerámica y que es importante mantenerlo limpio para conservar su aspecto.

Pero sin duda, el contratiempo más significativo que tuvimos fue ese dichoso poyete que veis dentro de la ducha. La razón por la que lo puse fue porque inicialmente ya lo tenía y pensé que me vendría bien para poner los envases de jabón o incluso en un futuro si necesitaba sentarme. El problema fue que no se midió y se hizo “a ojo” y  luego nos dio problemas para instalar la mampara, que tuvimos que acabar haciéndola a medida (con una parte fija encima del poyete) y encarecer un poco más el coste además de reducir espacio en la apertura de la puerta.

El grifo de la ducha lo escogí monomando porque era más económico y porque me dijeron que los termostáticos no son muy efectivos en instalaciones con calentadores de gas como la nuestra.

Un cuarto de baño funcional

Con esta reforma hemos ganado luminosidad, espacio y orden. Además de aprovechar para hacer limpieza hemos incorporado dos muebles de almacenaje, el del lavabo y el auxiliar blanco colgado y hemos prescindido del mueble que teníamos tras el inodoro.Como veis el cuarto de baño es muy pequeñito y tampoco da para mucho pero para nosotros dos es ideal y cubre perfectamente nuestras necesidades. Estamos muy contentos con nuestro nuevo cuarto de baño y lo más importante es que ahora lo hemos convertido en una estancia muy funcional.

El mueble del lavabo me costó mucho encontrarlo porque quería que fuera suspendido y deseaba que tuviera el seno lateral a la izquierda en vez de centrado o a la derecha. Al final lo encontré y aunque en un principio quise que fuera blanco, me acabé de convencer usando el aspecto “madera”. No puedo estar más contenta con él.

Cuánto nos ha costado reformar el baño y materiales usados

Las obras duraron una semana y para los que están dudando en hacerlo por un tema económico, os dejo mis cifras para que os hagáis una idea. Aunque ya sabéis que dependerá mucho del material que uséis, de las dimensiones, de los técnicos, etc.

  • Trabajos de obra 1.400€
  • Trabajos de lampistería 500€
  • Material revestimiento de Leroy Merlin (Metric Gris y Jupiter Blanco) 300€
  • Grifo lavabo Leroy Merlin (marca Mia) 36€
  • Plato ducha resina Leroy Merlin (marca Obath) 169€
  • Válvula plato ducha Leroy Merlin 13€
  • Mueble lavabo, lavabo, espejo y led de Royo 400€
  • Columna ducha grifería de Nobili 250€
  • Rejillas baño + Desincrustante + válvula grifo 30€
  • Mampara a medida de Sumco 650€
  • Mueble auxiliar columna de Leroy Merlin serie Devon 159€
  • Accesorios decorativos Leroy Merlin 80€
  • Alfombra baño Muy Mucho 10€

TOTAL: 4.000€ aprox.

¿Qué os ha parecido? ¿Habéis realizado alguna vez una obra de este tipo? ¿Os gustaría cambiar vuestro cuarto de baño para hacerlo más funcional? ¿Qué es lo que cambiaríais?