Hace unos días os mostraba cómo es la Navidad en Narbonne, y si te gustó el post, espera a ver la Navidad en Carcassonne y la de cosas que vas a encontrar allí para disfrutar con niños. Disponible desde el primer fin de semana de diciembre y hasta el 2 de enero.

Para empezar, me gustó mucho la organización de los espacios. El hecho de tener diferentes ubicaciones hace no sólo que la gente circule alrededor del centro comercial del municipio, sino que también evite aglomeraciones.

Tengo que confesaros que una de las cosas que más ilusión me hacía ver era la Fiesta de San Nicolás (que suele ser el primer fin de semana de diciembre) y donde recrean una auténtica ciudad medieval. El evento estrella es La Marche aux Flambeaux, que viene a ser un desfile de gente vestida de época bajando de la Cité (ciudad medieval) hasta la Bastide Saint Louis con antorchas haciendo que toda la Cité se ilumine. Pero desafortunadamente este año se canceló en el último momento debido a la lluvia, así que tendremos que volver de nuevo en una próxima ocasión.

Te aconsejo que una vez pises la ciudad consigas el programa de actividades que encontraréis en comercios o en la oficina de Turismo de Carcassonne donde estaréis al corriente de todo lo que hacen, tanto exteriores como interiores. Hay espectáculos en las calles, talleres, maquillaje infantil y mucho más y casi todo es gratuito aunque con aforo limitado.

Dónde alojarte en Carcassonne

Carcassonne es una localidad más bien pequeña, que se puede ver en un día, pero si decides venir en Navidades te recomiendo que al menos hagas 1 ó 2 noches para poder disfrutar de todas las actividades o incluso hacer una excursión a Narbonne o la abadía de Saint Hilaire (que te contaré en otro post).

Cuando vinimos a Carcassonne en verano, nos alojamos en Les Cabanes dans les bois, a unos 20 km. de la ciudad pero ahora queríamos estar lo más céntricos posibles para disfrutar de La Magia de la Navidad y no hemos podido tener mejor lugar.

Justo a medio camino entre La Cité y la Bastide Saint Louis, en la Rue Trivalle se encuentra el Hotel du Pont Vieux***, un pequeño hotel boutique de solo 19 habitaciones situado al pie de la murallas de la ciudad medieval y a solo 500 metros de la ciudad moderna de Carcassonne.

Lo mejor, que tenía aparcamiento, que no es fácil e encontrar en esta zona y su privilegiada ubicación que te permite ir caminando a todos los puntos importantes.

Jean Michel y Catherine son un matrimonio que hace 7 años decidieron apostar por este proyecto y reformaron todo el edificio para convertirlo en hotel. Un precioso edificio del siglo XVIII y con algunas habitaciones, como la nuestra, familiares y con vistas a las murallas.

El trato de este matrimonio fue exquisito, tanto o más que las mermeladas caseras que servían en el desayuno. ¡Qué delicia! Y con el buen tiempo, podrás relajarte en en su agradable terraza.

Plaza Gambetta y la realidad virtual

Esta es la primera plaza que nos encontramos viniendo de La Cité y la que más nos impresionó por su bonita decoración.

Un letrero luminoso da la bienvenida al visitante junto a un árbol de Navidad y un Papá Noel rodeado de luces. Sabed que justo debajo de esta plaza se encuentra un gran aparcamiento subterráneo.

Al otro lado de la plaza, un espectáculo de música y luz se proyecta en la fachada del Museo de Bellas Artes (ver horarios).

La pista para patinar sobre hielo imagina un sendero por el bosque totalmente iluminado y hacen de él verdaderamente un recorrido mágico. El precio es de 5€ con patines (45 minutos) y 3€ si llevas tus propios patines.

En esta plaza también vas a encontrar un espacio de Realidad Virtual a partir de 4 años.

Practicar ski o snowboard, pasear junto a dinosaurios, conducir un coche de carreras de Fórmula 1, jetski, una nave que gira 360º o volar en nave espacial son algunas de las atracciones que podréis hacer por 5€ la actividad.
Tienes más de una docena de simuladores para vivir sensaciones fuertes.

Plaza André Chénier y la feria infantil

Tras un agradable paseo por el centro comercial de la ciudad, llegas a la Plaza André Chénier.

En esta plaza encontrarás toda la feria de atracciones dedicada a los niños y algún puesto de dulces del tipo churros, castañas asadas, crepes y quesos. Es la que más aprovechamos porque no cierra ningún día.

Pero sin duda, lo que más destaca y la atracción estrella es la gran Noria iluminada instalada (5€ adultos y 3€ niños) y desde donde podrás disfrutar de unas vistas privilegiadas. No apto para personas con vértigo.

La mayoría de atracciones son a partir de 2 años y los precios de las atracciones son bastante decentes y van entre los 2€ y los 4€.

La plaza Carnot y el mercado de Navidad

En esta plaza, la más céntrica de todas, vas a encontrar un ambiente más para todo tipo de público.

Por un lado el mercado de Navidad, con una treintena de cabañas que se convierten en puestos de comida rápida pero tradicional de los restaurantes locales: quesos, patés, ostras, dulces típicos, etc.. y que están abiertos hasta las 22h de la noche.

Nosotros comimos un plato de ostras, una tartiflette y un plato de quesos en la cabaña del restaurante Bistro Blasco, ubicado justo delante de su propio restaurante, un establecimiento familiar que también podrás visitar en cualquier época del año. Muy recomendable.

Otro de los grandes encantos de esta plaza es la otra pista de patinaje sobre hielo que, durante los fines de semana, suele estar amenizada con animación musical y luces de colores como si de una discoteca se tratara.

Ojo que si vais a principios de diciembre o para el puente de la Inmaculada, como fue nuestro caso, sólo abren en miércoles y fin de semana. Tenedlo en cuenta.

Y el 24 de diciembre hacen un gran espectáculo de Navidad en esta plaza, pero ese no lo hemos llegado a ver.

Plaza del General de Gaulle y el restaurante telecabina

Para llegar a esta plaza tendrás que ir en dirección a la Puerta de los Jacobinos y allí encontrarás una nueva pista de hielo pero esta vez no para patinar, sino para realizar otro tipo de deporte como son los quads y el karting para niños y adultos.

Esto es algo que a mis hijos les encantó, aunque para los karting había restricción de edad para Goran y él se quedó en los quads.

Tened presente que los karts salpican mucha agua y nosotros acabamos muy mojados. Si lo hubiera sabido, hubiera llevado ropa de recambio, así que avisados quedáis.
El precio es de 8€ para el karting (5 minutos) y 5€ para los quads (unos 10 minutos).

Otra de las actividades que los chicos disfrutaron muchísimo en este lugar fue el Laser Game ubicado justo en la carpa transparente de detrás. Es una actividad para niños a partir de 5 años y el precio era de 10€ los 4 (unos 20 minutos de duración). Hicimos equipos (padres e hijos) y al ser una actividad familiar, los chicos lo pasaron genial.

Si venís aquí a última hora de la tarde, os recomiendo que subáis a Le Rooftop de Noël, se trata de un restaurante temporal ubicado en varios telecabinas teleféricos que datan de 1963 y que han colocado en las alturas para que puedas disfrutar de unas vistas preciosas a la Cité y al castillo medieval. Si te fijas bien en esta foto, puedes verlo iluminado al fondo de la imagen.

Tuvimos mucha suerte de encontrar una cabina vacía pero lo normal es que reservéis (no tienen web porque es un restaurante temporal, así que deberíais acercaros).
Es una experiencia super divertida y a nosotros nos encantó. Si os gusta el queso, podéis pediros la raclette (comen 4 perfectamente porque la ración es generosa). El precio de la raclette es de 25€.

La Magia de la Navidad en Carcassonne

Además de las plazas donde se concentran gran parte de las actividades también puedes encontrar animación deambulante que va recorriendo las calles y animando el ambiente. Los Robots Gigantes, que son como unos Transformers luminosos andantes (nosotros no tuvimos la suerte de verles), otros personajes disfrazados o el desfile de vehículos antiguos.

En el Halles Prosper Montagné, justo al lado de la biblioteca, se puede ver la exposición de hasta 100 autómatas llamada Noël Gourmand (entrada 2€). Allí podrás ver pingüinos sommeliers, osos polares dormidos y todo tipo de animales en una decoración rodeada de nieve.

Nosotros tan solo pudimos ver una pequeña parte de la cantidad de cosas que vais a encontrar por las calles de Carcassonne. Y aunque sólo está en francés (por el momento), nos animamos a hacer parte del juego de pistas que proponen a través de la app “Carcassonne Interactive” para explorar algunos rincones de la ciudad. Está pensada para menores de 8 años y al finalizar, te dan un obsequio en la oficina de Turismo.

Espero que os haya servico de inspiración por si queréis ir a visitar esta fantástica ciudad en esta época del año. Si vais en coche, como nosotros, sabed que el estacionamiento subterráneo es gratuito excepcionalmente durante las tardes y algunos días como viernes y sábados (consulta los horarios en el programa).

Ah! Y por supuesto no dejes de visitar la Cité medieval porque es como vivir un viaje en el tiempo.
Aquí te recuerdo mi post sobre nuestro viaje a Carcassonne en septiembre donde te hablo de ella.

*Viaje en colaboración con la Oficina de Turismo de Carcassonne y de l’Agence de Développement Touristique de l’Aude