¿Te has preguntado a qué edad te gustaría ser madre? ¿Qué ocurre si en ese momento te surge la oportunidad laboral que llevabas buscando toda tu vida? ¿Te has quedado sin pareja justo en la edad perfecta para concebir? ¿Has esperado demasiado tiempo y ahora tienes problemas para conseguirlo? ¿Qué ocurre si simplemente quieres pero no es el momento adecuado? En la Clínica IVI ayer hablamos de la importancia de que una mujer decida ser madre cuando desee o esté preparada y no cuando le imponga la sociedad.

Está claro que cada vez retrasamos más nuestra edad de concebir. La generación de nuestros padres tuvo hijos a los 20 y hoy se tienen a los 30. La incorporación de la mujer al mercado laboral ha sido una de las causas por las que muchas mujeres se han visto obligadas a posponer este momento tan importante, aunque también existen otras causas personales o incluso involuntarias. Sin embargo, a partir de los 36 años los óvulos de las mujeres empiezan a deteriorarse y no solo dificultan el momento de concebir sino que aumenta el riesgo de llevar a cabo embarazos con anomalías que pueden afectar directamente al buen desarrollo del feto.

Ayer tuve la oportunidad de asistir a un encuentro íntimo y muy reducido de influencers catalanas para hablar de la vitrificación de ovocitos, un tratamiento que permite congelar los ovocitos de la mujer en su edad más fértil con el fin de fecundarlos y transferirlos en un futuro. Además del Doctor Agustín Ballesteros, Director de IVI Barcelona, también pudimos escuchar el testimonio de Antonella, una chica que decidió preservar sus óvulos hace 3 años (a los 34 años de edad) para tener la seguridad que cuando decida ser madre, sus óvulos serán lo suficientemente jóvenes para darle mayor garantía. Porque lo curioso es que esta técnica no sólo está pensada únicamente para mujeres que sufren enfermedades que ponen en riesgo su fertilidad, sino que hablamos de mujeres sanas que no quieren o no pueden ser madres jóvenes. Hablamos de concienciar a la sociedad que se puede preservar la fertilidad el tiempo que una mujer decida sin necesidad de poner en riesgo los embarazos tardíos.

¿En qué consiste la vitrificación?

La vitrificación es un proceso de congelación que no forma cristales de hielo que pueden dañar el óvulo y que obtiene los mismos resultados clínicos que con los ovocitos en fresco. Las Clínicas IVI han sido pioneras en la incorporación de la técnica “Cryotop”, la más novedosa y la que presenta los mejores resultados y actualmente son líderes mundiales en tratamientos de fertilidad.

Según el Doctor Agustín Ballesteros, Director de la Clínica IVI en Barcelona, el tratamiento dura unos 10 días aproximadamente. En este tiempo se lleva a cabo una estimulación ovárica para conseguir que pueda así desarrollar más óvulos de forma natural y una suave punción para obtener el ovocito. Un proceso que dura unos 15 minutos y que no necesita ingreso hospitalario.

Actualmente, IVI es considerada la clínica líder mundial en tratamientos de fertilidad por la producción científica más puntera del panorama internacional. Os recuerdo el post de mi visita exclusiva a las instalaciones de IVI Barcelona que tuve la oportunidad de realizar en febrero de 2015.

*********************************

Desafortunadamente vivimos en un país que no facilita la maternidad y no da posibilidades de conciliación real, con lo que muchas mujeres se ven forzadas a tomar decisiones en contra de su voluntad. Por esta razón, si llegas a los 36 años con intención de ser madre pero el momento no te acompaña, puedes estudiar y valorar este tipo de alternativas que permitirán que seas madre en total libertad y sin presiones.

Desde aquí aprovecho para enviar todo mi apoyo a cada una de esas mujeres que están pasando por un proceso de reproducción asistida ya que son procesos que pueden llegar a ser muy duros, no tanto físico como emocionalmente hablando y se merecen todo mi respeto y admiración.

 

*Post en colaboración