A lo largo de la vida vamos viviendo fases y vamos cambiando de opinión según nuestras necesidades. Cuando antes se llevaban los colores brillantes, ahora necesito blanco en mi vida. Cuando antes decía que nunca juntaría a mis hijos en una misma habitación, ahora pongo literas… En fin, creo que ya no vuelvo a decir “nunca jamás”.

La razón principal por la que decidimos finalmente unirlos han sido varias pero la más importante quizás es para que se sientan acompañados y poder disponer todos de una habitación extra en casa, polivalente, que podamos hacer servir para otros usos. Además, la habitación, que se montó hace unos 10 años, ya estaba anticuada y no me sentía cómoda con ella.

Éste era el aspecto que tenía…


Y éste el que tenía cuando trasladamos los juguetes del comedor…


Lo primero que hice fue decidir pintar los frontales de los armarios y cajones en blanco para unificar el color de la estancia. Para ello utilicé el esmalte al agua de Jotun Majestic Radiant en el color Classic White 9918 acabado mate. Para las paredes usé la pintura Majestic Resist de Jotun en el color blanco estándar y acabado seda. Este tipo de pintura es resistente a las manchas y rozaduras y tiene un acabado impecable.


Decidí dibujar un skyline en un tono grisáceo (0520 Empire) en acabado seda aunque posteriormente quedó casi todo tapado por el mueble organizador de Ikea que compré para guardar los juguetes.

Algunas de las puertas eran de metacrilato azules y como no podía pintarlas, decidí ponerles un vinilo decorativo, y aposté por éste de Lokoloko Shop. Os enseñé a ponerlo en este vídeo de Youtube que está teniendo muchas visitas.

La litera es exactamente lo que había buscado. Aposté por una estructura en blanco y un frontal en verde nube que combina muy bien con el vinilo, que tiene unos pequeños detalles en ese mismo color. Como ya os comenté en otro post anterior, las literas, con un diseño de filosofía Montessori, son de Muebles Noel, que tienen tienda física en Madrid pero que también puedes comprar por internet y te llevan a cualquier punto de España.
Es una litera infantil (a pesar de que aguanta perfectamente el peso de un adulto) y sus medidas son algo más pequeñas que las literas convencionales, pero es justo lo que yo necesitaba. La cama de arriba apenas llega a los 120cm de alto y la de abajo está a la altura del suelo.

Y finalmente apostamos de nuevo por incluir nórdicos y fundas nórdicas de Burrito Blanco. El diseño no es precisamente infantil pero las plumas en tonos beige y el fondo blanco dan muchísimas luminosidad a la habitación. Como sabéis, tenéis un descuento de un 5% usando el código PALABRADEMADRE102017 que podéis usar antes del 31 de diciembre.

Gracias a Bea Muiños, del blog Blanco y de Madera por haberme echado un cable con las dudas que tenía de forma totalmente desinteresada. Y para el resto de detalles: la guirnalda, el nuevo rincón de lectura, el escritorio, etc. os animo a ver el vídeo entero que he subido a mi canal de Youtube.

¿Qué os ha parecido el cambio? ¡Espero que os haya gustado! (obviad el enganche en la imagen de los primeros segundos)…