Cuando te proponen ir un miércoles a Narbona y comer en Les Grands Buffets, uno de los restaurantes más espectaculares y exclusivos del mundo, ¡no se puede decir que no!

Gracias a RENFE-SNCF en Cooperación, las dos firmas ferroviarias se han asociado para crear una compañía de tren de alta velocidad que une 21 destinos de Francia y España. Nosotros hicimos el trayecto Barcelona-Narbona en tan solo 2 horas.

Viajar en tren sólo tiene ventajas

A mí me encanta viajar en tren por mucha razones. No necesitas estar con antelación para facturar (tan solo 2 minutos antes de que cierren las puertas), no tienes que preocuparte del peso de las maletas y ¡puedes llevar hasta 3 piezas!. Tienes wifi abordo, enchufes, puedes andar tranquilamente durante el trayecto, ver una película, tomarte algo en el bar y los asientos son mucho más cómodos y amplios que otros transportes. Además están equipados con baños amplios y adaptados para personas con movilidad reducida y permiten la entrada de animales domésticos (consulta las condiciones).

Otra de las ventajas más destacables para mí es que las estaciones de tren están en el centro de la ciudad y eso facilita mucho la llegada al destino en cuanto a tiempo y gastos añadidos se refiere. Y respecto al precio del billete, si viajas fuera de temporada, puede salirte cada trayecto desde 29€ así que es rápido, práctico y asequible.

Para que os hagáis una idea, desde Barcelona puedes llegar a Toulouse en 3:10 horas, Los Alpes en menos de 4 horas, Lyon en 5 horas y París en 6:29 horas.

Un paseo por Narbona con visita guiada

Aunque fue un viaje de ida y vuelta, me dio tiempo de hacer un pequeño tour guiado por el centro de la ciudad.

La ciudad de Narbona está situada en la región de Occitania, al sur de Francia y es atravesada por el canal de la Robine, patrimonio mundial de la Humanidad.

Pudimos pasear por el centro histórico, visitamos el mercado municipal de visita obligada llamado Les Halles y donde hay un ambiente muy animado (podéis verlo en el vídeo de Youtube que incluyo al final del post).

Pero sin duda, una de los lugares más visitados de la ciudad es el restaurante Les Grands Buffets, que atrae turistas de toda Francia y es considerado uno de los restaurantes buffet más reconocidos del mundo.

Les Grands Buffets, un restaurante único en el mundo

La experiencia que he vivido en Les Grands Buffets ha sido impresionante pero además me siento aún más afortunda de haberla vivido junto al fundador y creador de este paraíso gastronómico, el señor Louis Privat. Fue un fantástico anfitrión y un verdadero lujazo tenerle con nosotros.

Pero por si esto fuera poco, el señor Privat nos reservó una zona privilegiada en el último salón inaugurado recientemente y que ha sido inspirado en el Imperio Persa.

Es una sala muy especial, una terraza cubierta con un estilo muy barroco del s.XVII con espectaculares lámparas de araña, grandes espejos dorados, arcones de marquetería, candelabros de plata en todas las mesas y todo ello envuelto de un entorno natural, una pared rocosa de 20m de largo, con musgo natural, sobre la que se deslizan  hilos de agua. Un lugar fresco y acogedor al mismo tiempo.

Un recorrido por los grandes clásicos de la gastronomía francesa

Una vez entras en Les Grands Buffets estás listo para recorrer los grandes clásicos de la gastronomía francesa.
En La Rôtisserie, situado en el centro del restaurante, te encuentras un inmenso asador donde se cocinan los platos al momento y al gusto del comensal ofreciendo platos como: Cassoulet, Coquille Saint Jacques Gratiné, Tournedo o el tradicional Steak Tartar de Buey y caballo. Eso sí, esta es la única zona donde tendrás que hacer cola porque es la más solicitada.

Para los amantes del marisco, encontraréis una espectacular cascada de Bogavante junto a las ostras, gambas, langostinos, almejas, cangrejos de mar y hasta 6 variedades del auténtico salmón de Noruega.

Foto de Les Grands Buffets

Pero sin duda, para mí las 2 grandes zonas favoritas: el mayor buffet de quesos de Europa (con 111 variedades) donde un maestro Crémier te aconseja cuál puedes escoger según tus gustos.

Y la pastelería, con todos los grandes clásicos de la pastelería francesa (hasta 100) elaborados diariamente por un maestro pastelero y acompañados de una espectacular fuente de chocolate y helados artesanos.

Comer como un rey a un precio asequible es posible

Cuando me dijeron el precio del menú me quedé muy sorprendida. Por un buffet de estas características yo hubiera imaginado un precio cercano a los 100€. Sin embargo, el precio fijo por comer aquí es de 37,90€ ( bebidas no incluidas). Pero lo más interesante es que ofrecen una carta de vinos de alta gastronomía a precio de bodega y con una selección de 70 referencias de los mejores vinos del Sur de Francia. Todo un sueño para los amantes del buen vino.

Les Grands Buffets y los niños

Aparentemente puede parecer que un lugar tan glamuroso no tiene cabida para niños, pero todo lo contrario. De hecho, los niños menores de 5 años tienen la entrada libre y gratuita y los menores de 10 años pagan la mitad.

Pero aquí viene la sorpresa, uno de los salones tiene un espacio infantil ambientado en un poblado africano y donde los niños pueden divertirse mientras los padres comen tranquilamente. La zona además está completamente insonorizada y es visible desde la sala para que los padres puedan estar tranquilos. Si viajas con niños, no olvides reservar en esta zona.

Y como curiosidad te contaré que el restaurante está situado al lado de un parque acuático cubierto, así que un motivo más para explorar la zona con ellos.

Un concepto de buffet único

Hasta la fecha, mi concepto de comer en un buffet era muy distinto. Aquí la gente no se llena los platos como si no hubiera un mañana, no habla fuerte y no desmonta las mesas.

Tuvimos la oportunidad de entrar en cocinas y estaban limpias y ordenadas a pesar de cocinar diariamente dos servicios (comida y cena) y hacer más de 1.000 macarons diarios.

El personal es muy atento y están todo el tiempo pendientes de limpiar la mesa, servi vino y limpiar las bandejas de comida.

Podría contaros que tienen 9 jamones para que lo lonchees como más te guste, o que tienes hasta 9 tipos de foie para elegir y 3 tipos diferentes de ostras. Hay tantas cosas de este lugar que me fascinaron que me extendería demasiado. Espero que entre el post y el vídeo os podáis hacer una idea y que si tenéis oportunidad, lo experimentéis vosotros mismos. Eso sí, recuerda que tienen casi 3 meses de espera, así que tenlo en cuenta a la hora de hacer tu reserva online.

¿Qué os ha parecido? Me encantaría conocer tus impresiones. Aquí os dejo el vídeo: