A raíz de haberos enseñado los cambios que he ido realizando en casa éstas últimas semanas, muchas de vosotras me preguntáis que de dónde saco ideas. Lo cierto es que yo no tengo mucha idea de decoración ni interiorismo, pero navego mucho por Internet (debido a mi trabajo) y siempre acabo encontrando páginas, blogueras y tiendas a través de la pantalla que llaman mi atención.


Últimamente no sé qué me está pasando pero ni con el síndrome del nido estando embarazada me dio por hacer tanta limpieza de todo. Imagino que después de 10 años viviendo en mi casa y haber pasado por diferentes situaciones: soltera, en pareja, con un hijo y ahora con dos hijos, se hacía necesario hacer cambios y poner un poco de orden. Especialmente ahora que paso tanto tiempo en casa (ya sabéis que trabajo desde casa).
Creo que conocer en persona a Alicia Iglesias, de “Orden y Limpieza” también ha tenido mucho que ver.

Mi obsesión por ordenar, quitar colores y vivir en un ambiente más fresco y luminoso me llevó primero a cambiar el comedor. No sabéis lo bien que me hace sentir vivir en un espacio renovado. Ahora en breve os enseñaré también los cambios de la habitación de los peques, pero también llevo días dándole vueltas a la idea de mirar muebles para entradas y recibidores por ejemplo y renovar estancias más olvidadas y que sin embargo tenemos mucho más a mano a diario.

En  nuestro caso, la decoración del hogar no es ni de lejos una prioridad y por eso nunca hemos invertido demasiado dinero. Ahora que estamos redecorando algunos espacios, aprovechamos para reutilizadar lo que ya tenemos. Es increíble el cambio que puede aportar un simple cambio de ubicación (cambiar la orientación de la mesa del comedor), de color (pintar paredes e incluso muebles) o la iluminación de la estancia. No es necesario gastar mucho dinero, a veces sólo necesitamos poner atención en lo que tenemos y sacar el mejor provecho de cada objeto.

En esta infografía tenéis un ejemplo algunos consejos prácticos que me han ayudado a mí.

En ocasiones, algunos sitios como la web de Menamobel también me inspiran para buscar ideas ya que tienen un amplio catálogo con fotografías y casi siempre encuentro algo que luego puedo poner en práctica en algún espacio de mi hogar.

Las revistas de decoración también me ayudaron durante un tiempo, pero luego me daba pena tirarlas y al final he optado por prescindir de ellas. A veces desearía tener un poco más de sensibilidad con estos temas, pero lo cierto es que soy bastante desastre. Es muy importante tener un criterio propio y al menos saber qué es lo que no te gusta. Yo me he dado cuenta que he estado demasiado tiempo sin emplear mi criterio personal y mi casa no tenía estilo, tenía un popurrí de cosas que me traían mis padres de sus viajes o de cosas que me daba pena tirar y al final parecía más un museo que una casa.

Y vosotras, ¿Dónde buscáis inspiración?

 

*Post en colaboración