Ni siquiera me había percatado de la existencia de posibles estrías hasta que varias personas empezaron a preguntarme “¿Ya te estás poniendo crema antiestrías?” “¿Y tú qué crema estás usando?”. Así que en la última visita con el médico le pregunté sobre esto y me aconsejó un par de ellas: Trofolastín, de laboratorios Novartis (25-30€) y Velastisa, de ISDIN (20-25€). Sinceramente, no creo que me aconsejara estas en particular por alguna razón en concreto sino porque seguramente era de las únicas que tenía muestra.

velastisa2Probé la Trofolastín al azar y la textura me pareció demasiado espesa y el olor… no sé, no acabó de convencerme.

Cierto es que en la adolescencia, cuando mi cuerpo pasaba de ser una niña a convertirse en mujer, sufrí de esas incómodas estrías (en los pechos, básicamente) y a día de hoy, y seguramente a causa de algún régimen aún tengo alguna menos visible en los muslos. Por eso empecé a pensar que no estaba de más empezar a cuidarme y le pedí a nuestro amigo Juanjo, que tiene una farmacia, que me recomendara la mejor. Y tachán, resultó ser la Velastisa.
La probé y Bingo! no sólo tiene una textura muy agradable sin ser demasiado grasa y fácil de extender sino que tiene un rico olor que me encanta (es un olor que me recuerda al de las muñecas cuando son nuevas).

Según la opinión de los expertos, no hay estudios que garanticen que las cremas eviten la aparición de estrías y mucho menos que las oculten, pero sí que se recomienda para hidratar la piel y tener menos posibilidades de que aparezcan. Así que por  menos de 30€, no cuesta tanto prevenir.