Nunca pensé que el cuerpo empezaba a “sufrir” tan pronto.
La mayoría de gente me decía que había tenido un embarazo super tranquilo y la verdad es que yo no lo estoy pasando muy bien:

  • Náuseas: Es curioso porque tengo unas náuseas constantes (diría que el 50% del día tengo ganas de vomitar) pero nunca llego a hacerlo (sólo vomité 2-3 días en Perú). La sensación se acentúa por las mañanas, a la hora de comer y en algunos momentos del final del día. Deduzco que es cuando tengo el estómago más vacío y me paso el día comiendo (mucha fruta, por cierto).
  • Cansancio: Estoy agotada. Por las mañanas me cuesta más levantarme y sólo pensar en quedar con alguien por la noche, aunque sea para tomar algo, me da reparo porque soy consciente que a partir de las 23h empezaré a ser un mueble más del decorado y una compañía indeseada. Además, el calor de finales de julio no ayuda, claro.
  • Pipi: Yo de por sí ya soy bastante meona, pero si antes iba unas 3 veces en la jornada laboral, ahora voy el doble bebiendo lo mismo. Además, cuando voy (y perdón por ser tan detallada), siento que la vejiga va a explotarme. Por las noches, me tengo que levantar entre 1 y 2 veces bastante apurada, también.
  • Pechos: Me duelen y mucho. A veces toda la copa y a veces los pezones, que juraría que me han crecido. No sé si a todas las embarazas les pasa, pero yo me veo unos pechos horribles (aunque también confieso que mi novio está encantado de la vida).
  • Dolores abdominales: Es como tener una regla de dos meses y medio. Pinchazos (como pequeñas contracciones), sensación de hinchazón.. por suerte no es a menudo.
  • Hormonas: Estoy más tontorrona, especialmente a la hora de emocionarme. En Perú me pegué unos chotos de llorar con las películas de los autobuses que me provocaba tal congestión nasal que me acababa doliendo la cabeza a rabiar y aún cuando la película había terminado, seguía llorando cuando le recordaba ciertas escenas a mi novio.

ocupado2Parece ser que estoy dentro de la normalidad, que el primer trimestre es así y que luego el cuerpo se acostumbra.
Ya os lo diré…