A raíz del post que publiqué sobre la dieta que realicé hace unos meses, algunas os preguntabais por qué no me ponía en manos de mi marido, que como ya sabéis, es entrenador personal.

Lo cierto es que como muchas parejas, especialmente entre semana, nos cuesta encontrar el momento de hacer cosas juntos. Nuestro día a día es una locura con los niños y no se hace especialmente fácil con nuestros trabajos. Como autónomos que somos, nuestros horarios son muy flexibles. Solemos acabar trabajando a horas que otros aprovechan para descansar (primera hora de la mañana, mediodías y tarde-noche). Esto hace que vayamos cubriendo huecos sin tener una rutina definida.

Fotografía Elga Mir Photography / Peluquería y maquillaje: Elisenda Amorós

Como todo en la vida, esta manera de organizarse tiene cosas buenas y otras menos buenas. Lo mejor sin duda, es que cenamos juntos y tenemos los fines de semana para aprovechar el tiempo “perdido” durante la semana. Lo peor, que no podemos hacer todo lo que desearíamos, o como en mi caso, sacar tiempo para entrenar con o sin él.

Por otro lado, la flexibilidad horaria hace que muchas veces rompamos esa rutina, aunque no definida, y hagamos otras cosas que ninguno teníamos planeadas. A veces pasa que una reunión o un entreno cancelados a última hora se convierte en una oportunidad para llamarnos, quedar para comer juntos, volver a ese sitio nuevo que ha abierto recientemente y que aún no hemos probado, etc.

Fotografía Elga Mir Photography / Peluquería y maquillaje: Elisenda Amorós

Momentos que disfrutamos en pareja

Suelen ser esos momentos cuando cogemos la moto y nos movemos por el pueblo como novios adolescentes. Porque la moto nos da más libertad de movimiento a la hora de aparcar, porque nos hace recordar tiempos pasados antes de que los peques empezaran a formar parte de nuestra vida y sobre todo, porque en Sitges cada vez se hace más complicado transitar con coche ya que el pueblo es casi todo peatonal.

El otro día hasta decidimos renovar nuestros cascos y cogernos unos nuevos de Shiro Helments para ir a juego y disfrutar de esos momentos de dos. Os parecerá una tontería o una cursilada, pero ¡me encanta! Estos en concreto son el modelo SH-62 FUNNY.

Fotografía Elga Mir Photography / Peluquería y maquillaje: Elisenda Amorós

Aprovechamos y cogimos también uno para Ares, aunque seguramente tardará un poco más en llevarlo ya que la normativa actual aún no lo permite.

Y antes de que me lo digáis, quiero que sepáis que recomiendo encarecidamente que llevéis cascos integrales. En nuestro caso, que no salimos nunca en moto (además hablamos de un ciclomotor de 50cc) de nuestro municipio, nos resulta más cómodo así. Pero ya os digo, lo hacemos bajo nuestra responsabilidad.

Y ahora decidme, ¿Qué cosas os hacen romper vuestra rutina para disfrutarla en pareja? Me encantaría que compartierais conmigo vuestros planes de dos, aquellos sencillos, sin grandes pretensiones que hacen vuestro día redondo.

 

Fotografía: Elga Mir Photography
Peluquería y maquillaje: Elisenda Amorós