Como algunas ya sabéis, hace un mes que Puleva me volvió a invitar al encuentro anual que hace en Granada para hablar y debatir sobre la leche como vehículo de salud para la población. Aquí os dejo el videoblog que preparé durante mi visita del año pasado.

Este año además, se celebraba el 60 aniversario del nacimiento de Puleva, una marca que investiga, innova y desarrolla productos adaptados a cada una de las etapas nutricionales de los diferentes grupos de población.

Este evento es una gran oportunidad para disponer de información novedosa, rigurosa y relevante en el ámbito de la nutrición materno-infantil, y para estrechar lazos con los expertos del tema. Yo os puedo confesar que cada año aprendo algo nuevo. Aquí en la imagen podéis verme en acción grabando un IG Stories para contar a través de las redes sociales todo lo que viví durante esos días.

La importancia de la leche en la alimentación

Para entender la importancia y necesidad de la leche en la evolución humana tenemos que retroceder 10.000 años atrás. Con el tiempo el hombre aprendió a transformar la leche para conservarla y variar su forma de consumo en yogures, queso y otros lácteos. Actualmente más de 2.000 millones de personas son tolerantes a la lactosa(*).

También os contaba en este otro post por qué yo sí doy leche de vaca a mis hijos. Aunque respeto todas las decisiones y no cuestiono las razones de los padres que deciden no hacerlo con sus hijos.

La leche y los lácteos son fuente de calcio, proteínas de alta calidad y vitaminas del grupo B y D. Serían necesarias entre 6 y 7 raciones de cereales, legumbres o verduras para aportar el mismo calcio que 1 vaso de leche. Por lo tanto, a menos que esté diagnosticado, no hay justificación para excluir la leche y los lácteos de nuestra dieta.

Falsos mitos sobre la leche

Actualmente hay un montón de noticias falsas y sin base científica (creando bulos) que aconsejan no consumir lácteos. Seguro que todas hemos escuchado en alguna ocasión que no se debe tomar leche cuando un niño tiene mocos o que aumentan las enfermedades cardiovasculares con su consumo pero la realidad es que no hay evidencia científica sobre tales afirmaciones.  Una de las mejores charlas que presencié en el encuentro fue precisamente la conferencia inaugural que nos ofreció la Doctora en Farmacia y Nutricionista Marián García (más conocida como Boticaria García) que hablaba sobre algunos de estos mitos y/o falsas noticias.

Otro de los falsos mitos que se escucha es que la leche actualmente está tratada o adulterada, pero lo cierto es que los ganaderos sólo producen leche procedente de ganado sano, libre de antibióticos y de tratamientos hormonales ya que la ley lo prohíbe expresamente. Y para eliminar las posibles bacterias, en la fábrica la leche se somete a un proceso de UHT o uperización que mantiene su sabor y calidad nutricional.

No menos importante es el hecho de que las “leches” vegetales, no son leche ni la sustituyen. De ahí que legalmente no se pueden denominar así y ahora pasan a llamarse “bebida de” (a excepción de la de almendra).

La información está al alcance de todo el mundo, y desde mi punto de vista de periodista, creo que debemos de prestar especial interés en las fuentes donde encontramos estas informaciones o falsas noticias. Está claro que no todo el mundo piensa igual y que probablemente cada circunstancia personal es diferente, por eso también me gustó compartir opiniones variadas con otras compañeras blogueras del sector de la maternidad. Al final todas tenemos algo en común, y es que buscamos lo mejor para nuestros hijos.

¿Qué ocurre con las leches enriquecidas?

Hay muchas críticas al respecto de la necesidad de consumir este tipo de leches, pero lo que debemos saber es que las leches enriquecidas no son para todo el mundo. Las leches se adaptan para aportar nutrientes deficitarios de la población. Un vaso de leche enriquecida puede suponer un aporte extra de nutrientes a aquellos que lo necesiten. 2 de cada 3 niños, por ejemplo, tienen déficit de hierro y el 100% tienen déficit de Vitamina D.


Lo que es evidente que hay estudios científicos en niños que ponen de manifiesto que sus dietas actuales no son equilibradas ya sea debido a sus gustos alimentarios, sus estilos de vida o los tiempos invertidos en comprar alimentos frescos.

Por ello pudimos poner sobre la mesa temas tan controvertidos como el uso y control del azúcar en la alimentación infantil, si es necesaria la ingesta de micronutrientes en niños o el impacto del calcio en la etapa materno-infantil.

Mi responsabilidad como madre y bloguera es la de compartir una información con base científica que puede ser de utilidad para la salud. Ahora bien, la decisión final es de cada persona que por motivos personales o no decida lo que que crea mejor para los suyos.

Aprovecho para agradecer a Puleva un año más su invitación porque me parece un encuentro tremendamente esclarecedor. ¡Espero repetir muy pronto!

 

(*)Fuente: Fundación Española de la Nutrición (FEN), Fundación Iberoamericana de la Nutrición (FINUT)