Hace ya varios días que tenía sospechas de que aquellos movimientos extraños en mi barriga se podían deber al movimiento del bebé. Pero sin duda, esta semana lo corroboro rotundamente.

La sensación es bastante curiosa y difícil de describir. En un principio parace como el famoso “movimiento de tripas” de cuando tenemos hambre, aunque a veces va mucho más allá. Lo mejor, es que en algunas ocasiones, al poner la mano sobre el vientre, puedes notar su movimiento por fuera o incluso hacer que los demás lo noten, como el padre de la criatura, que ayer mismo notó hasta 3 veces sus pequeñas pataditas. Fue un momento increíble y maravilloso.

americanpregnancy.org

En otras ocasiones, sobre todo cuando sus movimientos se hacen más contínuos, la sensación es un poco extraña y no os negaré que me siento un poco como Sigourney Weaver con su querido alien.

Me atrevo a afirmar que estoy en la mejor etapa del embarazo. Me encuentro bien, me estoy acostumbrando a convivir con mi barriga y mis pechos pesados y voy encontrando soluciones cómodas para la ropa diaria. He controlado mis ganas de comer a todas horas y tengo ganas de caminar y de pasear con mi bici.
Ya no me acuesto a las 21.30h y aguanto hasta las 23.30h fácil.

Mi cuerpo está encontrando el equilibrio. Ahora, la pregunta es: ¿Por cuánto tiempo?