Hace mucho tiempo que no publicaba una de vuestras historias. De hecho, tengo varias esperando pero nunca encuentro el momento o el enfoque adecuado. Hoy voy a hablaros de una seguidora de Vigo y de su útero bicorne. Ella me ha contactado preocupadísima para ver si podía difundir su historia y ver si alguien más que haya pasado por su situación le puede dar algún consejo.

Esta es la historia de una seguidora de Vigo:

“Estoy embarazada de 16 semanas y aunque al principio estaba un poco ansiosa, he conseguido relajarme bastante. El inicio no ha sido nada fácil: he tenido náuseas y vómitos horribles casi desde el principio y unas digestiones terribles. Vomitaba el desayuno cada mañana durante varios meses y no puedo decir que haya sido agradable.

Por si fuera poco, en la primera ecografía nos dijeron que tenía el útero bicorne. Como no me quisieron dar mucha más información, cometí el error de buscar en internet y no te puedes imaginar las complicaciones y cosas horribles que he encontrado. Tengo miedo de tener un aborto espontáneo o que el bebé se quede sin espacio. Sólo me dicen que es muy pronto para saber nada y que ya lo iremos viendo.

Según me he informado, el útero bicorne significa que en lugar de ser una única “bolsa” por así decirlo, está dividido en dos. Hay varios grados de división, o incluso casos en los que la mujer tiene literalmente dos úteros (o dos vaginas) y otras que solamente lo tienen dividido en la parte superior. Se trata de una malformación uterina de nacimiento y se acaba de producir durante la formación en la gestación.

Aunque antes de quedarme embarazada me habían hecho alguna revisión ginecológica y varias citologías no se detecta hasta que te hacen una ecografía, así que hasta que no me hicieron la primera de las 12 semanas de embarazo, nadie me había advertido.

El problema básicamente radica en que el útero al crecer alcanza un menor tamaño, imagínate, si está dividido en dos el bebé sólo puede gestarse en una mitad. En el caso de que sólo tenga la división en la parte superior, que parece mi caso, lo peor que puede pasar es que no haya suficiente espacio una vez que el bebé ya ha crecido bastante y que se produzca un aborto espontáneo ya que no se puede mantener en el interior, así que se podría dilatar el cuello y acabar expulsándolo.

He leído tantas cosas que estoy un poco preocupada. Yo no tengo síntomas. Hay mujeres que dicen que sufren pérdidas y dolores, que las mandan estar en reposo absoluto o que les programan una cesárea a partir de la semana 30.
La gente me dice que esté tranquila, que a partir de la semana 12 se reduce el riesgo de aborto espontáneo, pero he leído casos en los que se producen en la semana 17 por culpa de este defecto. Hay personas que incluso tienen problemas para quedarse embarazadas cuando la cosa es grave, aunque mi caso no ha sido así, ya que me quedé embarazada a los 4 meses de empezar a buscarlo.

Sería genial si alguien que estuviera en la misma situación y hubiese tenido ya a su bebé, compartiese las dificultades que ha pasado en el embarazo si es que las tuvo”.

Seguidora de Vigo

Si has vivido algo parecido o quieres enviarle un mensaje, puedes dejar tu comentario en este post.